Bicheo por la TDT

fátima Díaz

No apto para diabéticos

SÉ que con el verano a la vuelta de la esquina, con el biquini amenazando ya con salir del cajón, si no ha salido ya, y encajarse (nunca mejor dicho) en nuestro cuerpo, no es el mejor momento para aficionarnos a programas tan peligrosamente calóricos. Pero Cupcake Maniacs (Maniáticos de los cupcakes) me llama la atención, me atrae como a las abejas los panales de miel. Tiene el encanto de los programas de repostería de antes, si no fuera por el tufillo a refinamiento estadounidense equivalente, en marca de ropa, a Tommy Hilfiger. No sé si me entienden.

Para comprender este espacio de cocina de Divinity hay que empezar por el principio. ¿Qué es un cupcake? Y podemos ir más allá: ¿qué lo diferencia a una magdalena o a un muffin? Para empezar, las magdalenas son francesas. Los cupcakes son pequeños pasteles individuales similares a los muffins, salvo que suelen tener relleno o estar decorados. Es decir, son como pequeñas tartas. Precisamente el arte de rellenar estos pastelillos es lo que aborda este programa, presentado por una más empalagosa si cabe Alma Obregón. Demasiado azúcar para las mañanas del fin de semana.

Realizado con el respaldo de Azucarera (dato que no nos extraña), Alma Obregón nos muestra en cada episodio cómo realizar las recetas de repostería creativa más espectaculares. Para un cumpleaños, una celebración especial o, simplemente, para quedar estupendos con los invitados. Nuestra reina del cupcake Alma no llega a los 30 años y ya se ha convertido en una referencia en este mundo de la pastelería creativa. Su modo de explicarnos las recetas nos recuerda al club Megatrix, al estilo Jordi Cruz. Nooo, el cocinero sexy de MasterChef no, el presentador escuálido de Club Disney y Art Attack. ¿Se acuerdan? Aunque este muchacho ronda ya los 37. Le dedicaremos un artículo en otra ocasión.

El caso es que Cupcake maniacs se enmarca dentro del canal Divinity en el contenedor temático Delicious, que agrupa una selección de docurealities en los que los pasteles, las tartas y la repostería son los protagonistas, incluyendo también Charly y la fábrica de pasteles y Supertartas de boda, además de varias entregas del ya clásico Dulces e increíbles. Desarrollado junto a Scope Producciones y Universal McCann, la novedad de este formato es que no se queda en la cocina como el habitual programa gastronómico, también sale a la calle para mostrar algunas de las pastelerías más famosas, las cafeterías que más destacan por sus creaciones, las escuelas de cupcakes más innovadoras y las tiendas más originales. Todo en clave de azúcar, eso sí. Un derroche no apto para diabéticos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios