Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

El beato Ceferino

CEFERINO nunca ocupó portadas de revistas del corazón. Ni tampoco despertó apenas el interés de la prensa. Ni siquiera, socialmente, ha tenido una gran trascendencia. Sin embargo, paradojas de la vida, su historia ha terminado ocupando un espacio como éste, en un diario como el que leen y dentro de una parcela informativa sobre la que, el que es el primer beato gitano de la historia de la Iglesia, seguro se preguntaría: "¿Qué pinto yo aquí?".

Asesinado, junto a sesenta sacerdotes y tres obispos durante la Guerra Civil -y descubierto en una fosa común hace once años-, sus "primos" lo veneran con tanto fervor como el que demostrarán el próximo uno de Mayo a las doce del mediodía en el Santuario de los Gitanos en Sevilla. Ahí mismo se darán cita desde toda Andalucía muchos de los de su raza caló para participar en una concentración pastoral donde se espera el baile y cante de artistas como, por ejemplo, Antonio Cortés Pantoja.

A Chiquetete le quedan tres escasos meses para cumplir los sesenta pero les aseguro que, si se lo encontrasen cara a cara, tendrían sus dudas al respecto, tanto por su estupenda piel aceituna, como por su actitud e ilusión ante proyectos como el de cantarle a su Cristo y, ya de paso, promover la santificación de "El beato Ceferino". Para eso está preparándose a conciencia con ensayos diarios que le ayuden a dar la talla en un acto al que asistirá el mismísimo Cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo -a quien, por cierto, me han contado le preparan una de las sorpresas más hermosas que, posiblemente, haya recibido nunca-. Lejos de micrófonos rosas, Antonio ha optado por un camino más discreto que recorre junto a su compañera Carmen. "Es una mujer que me ha dado equilibrio, que tiene una cultura importante y que sabe entenderme. Junto a mis hijos, lo mejor que me ha pasado".

Desconozco si el amor podría incluirse entre los tres milagros necesarios para subir a los altares pero, si así fuera, propongo, por si se acuerda de nosotros, pedir por él a Ceferino. Todos saldríamos ganando.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios