La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Qué brava ha venido la primavera

Observa comportamientos abruptos la primavera que estamos viviendo y se trae en su mochila unos ingredientes que hacen optar al resfriado como mal menor. Ya en Semana Santa hubo picos en los mercurios, que del calor del miércoles se pasó al frío de la Madrugada que rompió en gélido cuando el Cachorro pasaba por los palcos. Dice la letra de sevillana en pregunta inquietante que dónde estaré, Dios mío, la próxima primavera y lo cierto es que a ver quién puñetas va a saberlo si ni siquiera sabemos qué ponernos en ésta. Vaya tela el frío del domingo en los toros con la sensación agravada por un viento de poniente que hasta logró enrollar en sus mástiles las banderas de la plaza. Era una corrida muy interesante por el comportamiento de los toreros más que por el de los cornúpetas y cómo se producían éxodos a la muerte del cuarto y del quinto. Qué frío, Dios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios