Al punto

Juan Ojeda

La campaña de Rosa

EL hecho de que Rosa Aguilar, ex alcaldesa de Córdoba con IU, actualmente consejera de Obras Públicas en el Gobierno de Griñán, haya anunciado que, en la próxima campaña electoral para el Ayuntamiento cordobés, trabajará a favor del candidato del PSOE, ha suscitado una cierta polémica, en la que han intervenido, como es lógico, con opiniones enfrentadas, dirigentes de IU, del PSOE y del PP. Normal.

Por supuesto que el asunto tiene su morbo, aunque es algo que cae por su propio peso. Es decir, que alguien que pertenece a un gobierno del PSOE diga que va a hacer campaña a favor del partido que nombra al Gobierno, y que tomó en su día la decisión de ofrecerle una Consejería, es algo obligado, sobre todo si, con toda probabilidad, se aspira a forma parte de las listas para las próximas elecciones autonómicas.

Pero a lo que íbamos, que el tema tiene su morbo porque Rosa, que también fue portavoz de IU en el Congreso de los Diputados, fue, en su momento, una especie de icono político, no sólo en Córdoba y Andalucía, sino en toda España, en base, fundamentalmente, a que Córdoba era, y sigue siendo, la única capital de provincia gobernada por IU en todo el territorio nacional. Por eso, y por la propia personalidad de Rosa, de una enorme facilidad mediática y notable encanto personal. Al final, se la notaba enormemente incómoda en el encorsetado proyecto político de IU, controlado por el PCE, y dio el salto ante la atractiva oferta de Griñán, con quien siempre había tenido buenas relaciones. También, como es natural, le da más morbo al asunto su reconocida amistad con el actual alcalde, y seguro candidato, Andrés Ocaña, quien fue uno de los pocos dirigentes de su organización que la defendió cuando se fue -al menos funcionalmente- a las filas del PSOE. Así que será curioso observar cómo puede combinar su apoyo al candidato socialista Juan Pablo Durán sin entrar en conflicto con quien sigue siendo su amigo, Andrés Ocaña.

Pero, aparte de esta interesante situación, a nivel personal, la verdad es que su intervención, dentro de la campaña electoral en Córdoba, va a ser poco decisiva. Lo que el PSOE busca y necesita -de ahí, el fichaje de Rosa y su salida de la Alcaldía- es convertirse en la primera fuerza política de la izquierda, como primer paso y, después, como es lógico, tratar de que el PP no consiga la mayoría absoluta. Para lo primero, el que Rosa pida el voto de IU para el PSOE puede tener un efecto contrario al deseado y los indiferentes lo van a seguir siendo. Y en cuanto a lo segundo, es un asunto a resolver, exclusivamente, entre PSOE y PP. Otro día lo explicaré, hoy toca la campaña de Rosa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios