PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El cochecito en Cartuja y la ciudad lenta en Sevilla

FANTASÍAS animadas de ayer y hoy presentan el retorno de los cochecitos eléctricos a la isla de la Cartuja. Indiana Jones vuelve a las pantallas y la flota de vehículos blancos se asoma de nuevo como espejismo del imaginario colectivo en el recinto peatonalizado de la Expo 92. Pero Harrison Ford, con Calista o con Melibea, envejece mejor que el tráfico cartujano, falto de aparcamientos subterráneos para digerir tanto coche de un solo ocupante. Allí tiene despacho mucha gente a la que le gusta el golf (más por relaciones sociales que por deporte) y el lujo del cochecito lerén. ¿Pondrán un minigolf junto a la esfera bioclimática para calmarles la ansiedad del hoyo?

No vale como referente la Expo 92 para un plan de tráfico. Aquello era un evento excepcional en un recinto cerrado al que se accedía pagando y en el que se echaba el día e incluso la noche en pos del disfrute. En esa situación, semejante a la Feria, la mentalidad del ciudadano no tiene nada que ver con la de su movilidad en las jornadas laborales, de horario intensivo o partido. Ni quienes tienen su base de trabajo en la Cartuja ni quienes entran y salen del recinto porque han ido a una cita en Asepeyo, a la Oficina del Censo Electoral, a una conferencia de Baltasar Garzón o a un foro en la CEA.

De este problema ya alerté de la que se viene encima cuando exista el rascacielos y su zona comercial adjunta. Pero es un error planificar tráfico, aparcamientos y transportes pensando que ese territorio sin residentes es una miniciudad cerrada cuya población flotante puede ser guiada cual flautista de Hamelin. Los habitantes diurnos de la Cartuja proceden de todas partes y no conciben la isla como un todo identitario.

La mayor paradoja es que se promueva el uso de bicicletas de alquiler y de cochecitos eléctricos bajo la reivindicación de la "ciudad lenta". Si de la que tenemos que huir es de la ciudad lenta de los atascos diarios. Es mucho más rápido cruzar el Puente de San Telmo por el carril bici que por los de coches, recorrer la senda verde de la Ronda de Triana que circular por San Jacinto, pedalearse Cartuja 93 de cabo a rabo antes que franquear Resolana al volante.

Mientras se aclaran, queda el recuerdo de Catherine Deneuve sentada en el pescante de un cochecito blanco, en su visita vip a la Expo. Cherchez la femme...!

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios