Antonio / Fernández / Reumatólogo

El corazón se resiente

EL lupus eritematoso sistémico es una enfermedad reumática autoinmune que afecta principalmente a mujeres muy jóvenes. Casi todos los pacientes sufren dolor e inflamación de articulaciones, manchas en la piel, sobre todo en las zonas expuestas al sol, o fiebre. Aunque la mayoría sufre una enfermedad relativamente leve, otros la sufren con rigor y ven afectados también sus riñones, su cerebro o su sangre. Como esta inflamación puede dañar los tejidos, con frecuencia es necesario administrar fármacos que depriman el sistema inmunológico elevando el riesgo de infecciones, entre otros efectos secundarios.

A pesar de los avances terapéuticos de los últimos años, la calidad de vida de los pacientes con lupus se ha deteriorado por la emergencia de nuevos problemas de salud, como la arteriosclerosis y la osteoporosis. Actualmente, entre el 7% y el 15% de ellos sufre algún problema vascular relacionado con la arteriosclerosis. Veamos, si consideramos que la mayoría de los afectados por lupus son mujeres con menos de 45 años y que el riesgo en las mujeres de esa edad que no tienen lupus es inferior al 2%, encontraremos que las mujeres con lupus tienen un riesgo de sufrir un infarto de miocardio 50 veces superior.

Los pacientes con lupus tienen más factores de riesgo cardiovascular que la población general, tal vez porque se mueven menos debido a que sufren más cansancio o tienen alguna discapacidad física y toman medicamentos que favorecen la ganancia de peso, la hipertensión o la diabetes. Asimismo, la inflamación crónica que produce el lupus altera el sistema vascular y acelera la arteriosclerosis. Por este motivo es primordial alimentarse adecuadamente, hacer ejercicio, no fumar, controlar el peso y controlar la glucosa, el colesterol y la tensión arterial, además de tomar la medicación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios