EL PSOE andaluz, tal como han destacado Manuel Chaves y Luis Pizarro, ha demostrado su fuerza en el seno del partido al disponer en el nuevo Gobierno de Zapatero de cuatro ministros que considera de su cuota: Magdalena Álvarez, Bibiana Aido, Miguel Ángel Moratinos y Alfredo Pérez Rubalcaba (los dos últimos, no nacidos en nuestra tierra, pero diputados por nuestra comunidad). A ellos hay que sumar otros ministros muy vinculados a Andalucía como Bernat Soria y Cristina Garmendia. La titular de la nueva cartera de Ciencia e Innovación hizo su carrera en Sevilla y fue alta ejecutiva de un grupo empresarial onubense durante diez años, aunque políticamente se la adscriba a los socialistas vascos. Chaves ha ganado el pulso interno que mantenía con los socialistas de Cataluña, los cuales querían trasladar al Gobierno de la nación el crecimiento en diputados logrado en las pasadas elecciones generales pero sin tener en cuenta que aún hay 11 parlamentarios socialistas andaluces más en el Congreso. Frente al rechazo de Montilla y de sus socios del Tripartito - también el de CiU-, Chaves ha conseguido de Zapatero el mantenimiento de la visceral Magdalena Álvarez -que fue reprobada tanto por el Parlamento catalán como por el Senado- como titular de Fomento, un ministerio clave por su carácter netamente inversor en los actuales tiempos de crisis. Por otra parte, causa asombro el marketiniano nombramiento de la gaditana Bibiana Aido -por su bisoñez política a sus 31 años-, para el Departamento de Igualdad. Por más que parezca que Cataluña se equipara en influencia política a Andalucía, Zapatero le ha pasado factura a Montilla tras sus excesivas presiones -debe publicar las balanzas fiscales para contentar a los socios del presidente de la Generalitat- al nombrar para el Gobierno a los menos catalanistas de los ministros catalanes: Carme Chacón, de ascendencia andaluza y que además deberá mantener un discurso nacional desde Defensa, y Celestino Corbacho, el alcalde extremeño de Hospitalet y rival del propio Montilla en el seno del PSC. El hecho de que uno de cada cuatro ministros sea de cuota andaluza significa que los intereses de Andalucía no serán orillados en la nueva legislatura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios