La ventana

Luis Carlos Peris

El deporte tiene sus contraindicaciones

EXISTEN médicos que opinan que el deporte de competición es perjudicial para la salud. Sólo hay que ver la vejez de grandes deportistas de élite que andan a machetazos con la artrosis o que tienen en sus venas una importante dosis de ácido úrico. El esfuerzo que demanda el deporte competitivo es, a veces, muchas veces, sobrehumano por no decir inhumano y eso pasa factura. Pero lo que resulta altamente doloroso es la cantidad de jóvenes que son sorprendidos por esa terrible entelequia denominada muerte súbita. El viernes fue sorprendido por este pavoroso problema un niño de sólo catorce años que calentaba para entrenar con su equipo de balonmano, el utrerano del Santa Lucía. Un joven más que se queda en el camino, que cae con las botas puestas, y no estaría de más pararse a pensar si el señuelo del deporte profesional no es un riesgo demasiado alto y demasiado concurrido por nuestros jóvenes.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios