El parqué

Pablo Cumella

El enero más negro

El Íbex 35 cierra el peor mes de enero de su historia, y sin duda el más loco, con una caída acumulada del 12,87 por ciento que lo sitúa en los 13.229 puntos. El selectivo ha perdido en 31 días casi el doble de lo ganado durante todo 2007 -un 7,32 por ciento-, ha vivido su día más negro -el lunes 21 sufrió su mayor debacle, con una caída del 7,54 por ciento- y el más brillante -el 24, con un repunte del 6,95 por ciento-, instalado en una montaña rusa de vértigo.

Por lo que se refiere a la jornada de ayer, el alto voltaje del mercado eléctrico español, animado por el rumor de OPA sobre Iberdrola, contribuyó también a que el selectivo esquivara los números rojos y cerrara la sesión en tablas, con una ganancia mínima del 0,09 por ciento (hasta 13.229 puntos). Y ello a pesar del mal dato adelantado de la inflación de enero -repuntó una décima hasta el 4,4 por ciento.

Iberdrola volvió a ser la estrella del selectivo por segundo día consecutivo. El reconocimiento, por parte del Gobierno galo, del interés de EDF por el mercado español y los rumores sobre el posible desembarco de E.ON en la que se promete una dura puja por la eléctrica, fueron suficientes para dar un nuevo empujón a los títulos de la compañía, que registraron la mayor revalorización de la jornada, del 6,49 por ciento (hasta 10,18 euros).

La otra protagonista de la sesión fue Inmobiliaria Colonial que, espoleada por el interés de un fondo de inversión público de Dubai, se revalorizó un 5,59 por ciento (alcanzó los 1,7 euros).

En el sector bancario, todo fueron caídas. Las más acusadas, las de Bankinter, que recortó un 3,72 por ciento (10,35 euros), seguida del BBVA, que cerró a 14 euros (el 1,88 por ciento menos) y Santander (que se dejó otro 1,50 por ciento, hasta 11,83 euros).

Mejor fueron las cosas para Telefónica, que se revalorizó un 1,30 por ciento (19,54 euros), en contraste con Sacyr Vallehermoso, que protagonizó la caída más intensa de la tabla: concluyó a 21,29 euros (el 4,66 por ciento menos).

Por su parte, Wall Street abrió la sesión a la baja ante el fuerte incremento de las peticiones de desempleo y los problemas en el sector de las aseguradoras de bonos. Aún así, el mercado estadounidense consiguió darse la vuelta al cierre de las plazas europeas y propició su recuperación.

En el mercado de divisas, el euro cambió a 1,483 dólares. Además, el barril de petróleo se abarató por debajo de los 91 dólares.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios