Editorial

El fantasma del millón de parados

EN Andalucía hay 3.140.000 personas con trabajo y 704.000 en paro. Con la economía al borde de la recesión y las bolsas en caída libre, esta foto es peor que la de hace un trimestre, pero mejor que la del próximo. Los malos datos de la Encuesta de Población Activa publicados ayer por el INE sitúan la tasa de paro en nuestra región en el 18,33%, siete puntos por encima de la media nacional. En España hay 2,6 millones de parados, pero las autoridades reconocen que la destrucción de empleo va a continuar muchos meses. A principios de septiembre, la recaudación del Ministerio de Hacienda por el impuesto de sociedades había bajado un 30% respecto al año anterior, lo que significa que los beneficios empresariales se han reducido en un tercio, mientras que los costes salariales han aumentado en medio punto. Esa diferencia de porcentaje es lo que subirá el paro cuando las empresas empiecen a ajustar sus costes laborales a la realidad del mercado. No es exagerado pensar que en 2009 España se encamine a los tres millones de parados y Andalucía se enfrente al fantasma del millón de personas sin trabajo, con una tasa de desempleo regional superior al 22%. El modelo de crecimiento andaluz basado en la construcción, el sector inmobiliario y un alto endeudamiento de las familias, con dinero barato que invitaba a un fuerte consumo, se ha quebrado dramáticamente con la crisis financiera. Es hora de pensar en otros modelos de crecimiento. Como el fortalecimiento de sectores tradicionales con un indudable liderazgo andaluz, como el turismo o la agricultura. La conquista de mercados exteriores para productos con alto valor añadido, la industrialización de los productos agrarios, la mejora de los sistemas de investigación, desarrollo e innovación. Con ambición y "sin líneas divisorias entre los sectores tradicionales y emergentes", como se puso ayer de manifiesto en la importante reunión que mantuvo el presidente de la Junta con 25 destacados dirigentes empresariales y financieros de la región. En ese encuentro se puso el acento en la normalización del crédito a empresas y familias para hacer frente a los problemas de liquidez. Para iniciar la recuperación y combatir el fantasma del paro es fundamental que las empresas andaluzas solventes con proyección nacional e internacional, tengan una ayuda suplementaria inmediata.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios