Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Tras el fichaje, la canonización

En cuanto ha estampado su firma en el Real Madrid, Özil es convertido en el jugador revelación del Mundial

TODO ha sido fichar por el Real Madrid y, como por ensalmo, ese genio turco-alemán que es Mesut Özil se ha convertido en el futbolista revelación del Mundial, de ese Mundial que se vino a casa. A hacer puñetas el bávaro Müller, el mexicano Chicharito, el charrúa Luis Suárez, el portugués Coentrao, un puñado de holandeses, otro de chilenos y un chaparrón de españoles. Nada, ese genio que era del Werder Bremen y que sólo ha hecho firmar en el Realísimo para ser proclamado la gran maravilla del Mundial, como no puede ser de otra manera cuando se trata de magnificar cualquier fichaje de Florentino Pérez.

Sin duda, Özil es un buen futbolista, uno de esos jugadores que están capacitados para hacer trizas cualquier estrategia salida de una pizarra cualquiera. Es imaginativo, improvisa a buena velocidad, tiene llegada y sus números en el apartado goles son más que aceptables; quizá sea intermitente a la hora de brindarse, pero es un buen jugador. Nadie duda de que este turco-alemán es un buen futbolista y que por eso ha recalado en Chamartín, aunque convendría puntualizar de que ha sido después de que Guardiola echase para atrás una gestión tan avanzada como la que llevaba el Barça con este Özil que confesaba entonces su filiación barcelonista.

Canales también está agotando todos los ditirambos, como los agotaba Kaká el pasado verano o el mismísimo Mahamadou Diarra cuando hace cuatro años llegaba procedente de Lyon. El aparato propagandístico de la Casa Blanca siempre funciona a la perfección, jamás baja la guardia, pero, cuidado, no es garantía de rigurosidad ni, sobre todo, de que el futbolista publicitado esté luego a la altura de las circunstancias. Insisto en que me parece un muy buen futbolista este musulmán hecho en la Bundesliga, pero de ahí a que tengamos que tragar en que ha sido la revelación del Mundial que ganaron los nuestros, creo que hay un trecho bien largo, muy largo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios