El medio centro

Carlos Izquierdo

Un gran seleccionador

Luis Aragonés cumplió de forma sobresaliente, pero no se entiende que algunos ya critiquen a Del Bosque

UNA de las últimas cosas buenas que ha hecho Luis Aragonés ha sido marcharse y la forma de hacerlo. No era tema, como diría él, aprovechar una coyuntura triunfalista para alterar un plan que ya estaba trazado desde hacía varios meses. Luis cumplió su trabajo de forma sobresaliente, consiguió lo que casi nadie había visto por aquí, hizo la maleta y se fue a Turquía. Con un contrato multimillonario que sería muy difícil conseguir en España, que nadie lo olvide.

El que aparece ahora y será presentado con todos los honores la semana que viene es Vicente del Bosque, un magnífico entrenador al que ya se le ha criticado simplemente por haber estado más de la mitad de su vida en el Real Madrid, circunstancia por la que parece hay que confesarse cada ciertos días.

Otra de las maldades que muchos andan lanzando por ahí es que llega a la selección únicamente para que Raúl vuelva a estar convocado. Obviamente, a Del Bosque estas cosas se la traen bastante al pairo, tanto que le acusen de madridista, condición que lleva con mucho orgullo, como el tema de Raúl. Para empezar, parece que al primer amistoso de agosto se va a llevar a los 23 de la Eurocopa, incluido Palop como tercer portero. Después llegarán los partidos oficiales y las convocatorias, citas en las que es más que seguro que no entrará Raúl. Básicamente porque el técnico salmantino es de los que piensan, acertadamente, que las cosas que funcionan bien dentro de un terreno de juego no hay por qué cambiarlas.

Así que, de un plumazo, Del Bosque se habrá quitado los dos únicos ¿argumentos? que esgrimen muchos para impedirle ser seleccionador. El resto de méritos -dos Ligas, dos Ligas de Campeones, una Supercopa de Europa, otra de España, una Copa Intercontinental y más de 20 años manejando en la ciudad deportiva madridista una de las canteras más prolíficas de España- ni se los quita él ni se los puede quitar nadie, por mucho que le pese a la mayoría.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios