Visto y oído

Antonio / Sempere

Una hora

EUna hora. Sólo una hora. Es lo que totalizan las emisiones de las cuatro entregas semanales de La 2 noticias durante el mes de agosto. Lo presenta María Oña, y su equipo es capaz de contar la actualidad en quince minutos de un modo más veraz y más responsable de lo que lo hacen esos simulacros de informativos que se pasan casi una hora narrando sucesos y quincalla oxidada.

Afortunadamente, desde hace poco tiempo, las entregas de la última semana quedan colgadas en la web de RTVE. Uno entra cómodamente, pincha en cada uno de los archivos, e invirtiendo nada más que una hora semanal de su tiempo puede tomar el termómetro a lo que pasa en el mundo y lo que han dado de sí los acontecimientos globales, pruebas de Pekín incluidas, con tino, con poso y con un altísimo grado de rigor. Sin renunciar a la amenidad ni a las nuevas tecnologías.

A estas alturas de la película, estar informado sólo a través de los canales privados es pura entelequia. De continuar la deriva informativa, y nadie parece estar por la labor de imponer un poquito de cordura en esta cuesta abajo, las noticias son telerrevistas hipertrofiadas de sensacionalismo, cuando no de mal gusto. No hay que ser demasiado exigentes para percibir que los contenidos de lo que nos cuentan y cómo nos lo cuentan Susana Roza, Alejandra Herranz y David Cantero empieza a estar a años luz de lo que cuentan y cómo lo cuentan el resto. Cuatro inclusive, aunque su filial CNN+ sí sepa sacar pecho.

Así las cosas, la brecha promete hacerse mucho más grande cuando el próximo otoño cohabiten La 2 Noticias y el nuevo informativo del Canal 24 Horas. Con secciones de opinión y con un tiempo holgado. Por contraste, lo demás va a dar miedo. O ataques de risa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios