LA ESQUINA

Lo que iba a pasar pasó (en Benidorm)

LES diré lo que probablemente pasará: si el nuevo equipo se consolida en la gestión municipal de aquí al término del mandato, la dirección federal del PSOE amnistiará su pecado de ahora y los presentará de nuevo como candidatos”. Eso escribí aquí el 11 de septiembre de 2009 a propósito de la moción de censura presentada por los doce concejales socialistas de Benidorm para hacerse con la Alcaldía gracias al voto de un tránsfuga del PP.

Hoy, 23 de septiembre de 2010, puedo escribir que, efectivamente, está pasando lo anunciado. Bueno, lo que podría haber anunciado cualquiera que esté al tanto de la política nacional. La ejecutiva del PSOE benidormense, con el respaldo de la provincial, ha propuesto como candidato a alcalde en las elecciones del año que viene a Agustín Navarro, el que logró serlo hace un año mediante esa operación que los firmantes del Pacto Antitransfuguismo dictaminaron como un claro ejemplo de “transfuguismo de libro”.

Los doce de Benidorm –no confundir con los doce apóstoles– se dieron de baja en el PSOE ante la amenaza de ser expulsados, y la número tres del partido, Leire Pajín, se puso dura con ellos, con cierto desgarramiento afectivo por su parte, ya que entre los tránsfugas estaba su propia madre, Maite Iraola. Pajín hija dijo que, tras la maniobra, estos concejales “no están en el PSOE y no está previsto que estén”. Menos lobos. Siempre hay fórmulas para cubrir las apariencias y, al mismo tiempo, conservar el poder en un ayuntamiento con más de cien millones de euros de presupuesto. En este caso, Agustín Navarro encabezará la candidatura socialista... como independiente. Así no se incumple la letra del Pacto Antitransfuguismo, puesto que formalmente Navarro no milita en el partido desde que desobedeció a Pajín junto a su mamá.

Materialmente es distinto. Materialmente la conducta del PSOE –salvo que la ejecutiva federal dicte lo contrario– es de absoluta protección del transfuguismo y aprovechamiento de su práctica. Agustín Navarro ha sido durante este año el alcalde socialista a todos los efectos, incluyendo el hecho de que ha colocado a cuarenta amigos y familiares del ámbito y el entorno socialista, que en teoría había abandonado. ¿Cómo va a ser independiente un hombre que ha contratado como asesores de diversas concejalías a seis miembros de la ejecutiva local socialista? ¿Y qué van a hacer estos seis concejales-líderes agradecidos sino proponer que Agustín Navarro sea de nuevo el candidato del PSOE, como independiente, eso sí?

El PSOE de Benidorm recoge el testigo, y se venga, del PP de Eduardo Zaplana, que llegó a la Alcaldía en 1991 precisamente comprando el voto de una concejala socialista. Todo impresentable.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios