la esquina

José Aguilar

Aquí es impensable

LA aprobación de la reforma sanitaria de Barack Obama por parte del Tribunal Supremo hubiera sido imposible en España. Y no porque aquí los jueces no tienen nada que decir de una ley más allá de aplicarla y condenar a los que la vulneren, sino por nuestra cultura política y el funcionamiento de las instituciones.

Veamos. El Tribunal Supremo USA estaba dividido en dos mitades al respecto y su presidente fue el que desempató a favor de la reforma. Ahora bien, se trata de un magistrado conservador, designado por Bush con la oposición frontal en su momento del propio Obama, impulsor ahora de esta extensión de la sanidad a todos los ciudadanos norteamericanos (para disgusto de muchos de ellos, que reniegan del seguro obligatorio).

Esto es lo que entre nosotros resulta impensable. ¿Un juez nombrado por el PP que vota la postura que defiende el PSOE o un juez designado por los socialistas que se pronuncia tal y como conviene a los populares? Imposible. Como digo, esto es ajeno a una cultura política como la nuestra, atravesada de un partidismo que no respeta la independencia de las instituciones ni la autonomía de ejercicio de quienes las encarnan.

En teoría sí. En teoría los órganos de extracción parlamentaria están siempre compuestos, según ley, por profesionales de reconocido prestigio en el ámbito sobre el que van a intervenir con sus dictámenes, informes vinculantes o no y decisiones. En la práctica no ocurre así. En la práctica las instituciones funcionan como miniparlamentos, en los que cada miembro actúa y vota como quiere el partido que lo nombró o propuso.

Esto vale para el Consejo General del Poder Judicial, el consejo de administración de RTVE y los consejos autonómicos, el Tribunal Constitucional (con una excepción en este caso, la del magistrado Manuel Aragón, que confirma la regla) y otros organismos. Cuando el Constitucional, por ejemplo, se dispone a debatir el recurso del PP contra la ley del matrimonio homosexual, sale un periódico anunciando cuántos de sus integrantes estarán a favor del recurso y cuántos en contra, y no se equivocará. ¿Y saben qué es lo peor de todo esto? Que los elegidos lo aceptan sin rechistar. Que leen sus nombres seguidos de un paréntesis con las siglas de un partido determinado y ninguno rectifica esa identificación. Ellos mismos, los prestigiosos profesionales de los que habla la ley, se desprestigian con su comportamiento.

Por eso tardan tanto en cubrirse las vacantes que se producen en cada institución y se prorrogan indebidamente los mandatos en otras: porque los partidos no se ponen de acuerdo, se vetan y mercadean con los nombres. No, aquí un juez conservador del Supremo nunca respaldaría la reforma sanitaria de alguien como Obama.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios