La ventana

Luis Carlos Peris

Con qué ímpetu entró septiembre

ENTRÓ septiembre y haciéndose notar, con una especie de diluvio universal alrededor de las diez de la mañana más unos cielos negros como la noche. Parecía que estábamos en el litoral levantino o en el corazón del Mediterráneo cuando surge una de esas gotas frías que te sorprenden con el bañador puesto y la guardia bastante baja. Y es que por estas latitudes no se recordaba una entrada de septiembre como ésta, pero es que parece que estamos en el camino de que el cambio climático rompa en auténtico y no sea sólo fruto de la mente de algún científico de esos apocalípticos que no tienen el menor reparo en anunciar el fin del mundo para un plazo no muy lejano. Luego, durante el día, hubo más chaparrones, pero me quedo con ese diluvio mañanero que cogió desprevenido al personal que corría, andaba o pescaba en ese edén que es el Paseo Juan Carlos I. Qué maravilla la lluvia en Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios