Por montera

mariló / montero

Desde una mecedora

ESCRIBO sentada en una mecedora puesta, como es tradición, en un porche de una casa de Ohio, en EEUU. Al recostar mi cabeza en el respaldo admiro como presume de su belleza la luna. La luna sobre Ohio tiene motivos para presumir puesto que uno de sus habitantes fue el primero en conquistarla: Neil Armstrong. Neil era muy buen estudiante, pero en su camino hubo quien le disuadió para no entrar en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusettes ya que ese iluminado no veía necesario completar los estudios y tener una buena educación. Ochenta y tres años antes, el 11 de febrero de 1847 Nancy paría a su séptimo hijo después de ver muertos a tres anteriores. El pequeño Thomas, con cinco años, regresó del colegio a casa muy ofuscado con un mensaje de su profesor que jamás olvidaría y que espetó a sus padres. Mi maestro me ha dicho que soy "estéril e improductivo". Esa criatura fue educada por su madre en casa mientras contribuía a la economía doméstica vendiendo periódicos en el tren que unía Port Hurón y Detroit.

Como la parada en esta estación era de seis horas, Thomas, invertía esos largos parones en entretenerse y descubrió un gran salón de lectura. La Gran Biblioteca Gratuita de Detroit. Empezó a leerse los libros en línea. De uno en uno de principio a fin. Conforme adquiría conocimientos de sus estudios, utilizaba otro vagón vacío para hacer experimentos. A lo largo de su vida registró más de mil inventos. Pero, un día, le salvó la vida a un pequeño que cayó a las vías del tren. A su vez, J. U. Mackenzie, padre del niño salvado, agarro por las orejas al joven lector, y lo dejó sordo. Le dio trabajo en el telégrafo y Thomas Edison emprendió así su carrera, desde Ohio hasta el plasma. Hoy, estoy en esta mecedora porque he visto por televisión que nos visita Donald Trump. De Ohio han salido nueve presidentes de EEUU y, revisando muy por encima sus valores, todos contribuyeron al crecimiento de la nación. Grant, consideró que la guerra de EE.UU contra México era una de las más injustas que jamás haya librado una nación fuerte contra una más débil. Hayes, supervisó la reconstrucción de los EEUU. Harrison: a este se le fue la mano. Howard, fue Presidente de EEUU y del Tribunal Supremo. El lema de Hardin, era no hacer enemigos. Y ahora llega Trump. Sin estudios, empresario inmobiliario, de casinos y pretende levantar un muro entre México y EEUU, además de racista. Temo que Edison apague la luz, o de aquí lo manden a la luna.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios