Las claves

Pilar / cernuda

La mujer en la que confía Rajoy

NO había trascendido su nombre, pero cuando se supo que Ana Pastor era la candidata del PP a la presidencia del Congreso, el comentario fue unánime: Rajoy ha elegido para ese cargo a la persona en la que deposita su máxima confianza, la que sabe que se va a volcar para ejercer una responsabilidad delicadísima, la de pactar todas y cada una de las iniciativas que proponga el Gobierno. Un cargo clave en esta nueva legislatura, para el que hace falta mano izquierda -Pastor la tiene-, el respeto de los adversarios -Pastor lo tiene- y capacidad de diálogo. Ana Pastor, amiga entrañable del presidente del Gobierno, le conoce perfectamente las vueltas, nadie tiene que decirle qué espera del Congreso de los Diputados.

El pacto del PP con Ciudadanos, y alguno más que Mariano Rajoy ha negociado sin que trascienda, garantiza que Ana Pastor tendrá los votos necesarios este martes en la segunda votación. El primer escalón para que se inicie una legislatura que tiene como prioridad elegir cuanto antes un nuevo Gobierno para que de una vez eche a andar esta España que lleva nueve meses en funciones y necesita sacar adelante proyectos y decretos de enjundia, hoy paralizados.

Ha costado conseguir el respaldo de Ciudadanos, pero finalmente lo ha conseguido. Después de hablar con unos y con otros se llega a la conclusión de que Rajoy ofreció varios nombres que Ciudadanos fue rechazando... hasta que propuso el que quería desde el primer momento. Si efectivamente se llevaron así las negociaciones, habrá que reconocer que el presidente en funciones sabe las reglas de una negociación difícil, probablemente por los muchos años que lleva en política sacando adelante propuestas que parecían imposibles de salvar. Dirá el socialista Pedro Sánchez que Mariano Rajoy se mantiene impasible en La Moncloa y que no mueve un dedo para desbloquear la situación, pero es evidente que el presidente en funciones no ha perdido el tiempo desde el mismo instante en que se conoció el resultado electoral. Ha hablado no una, sino en varias ocasiones, con los dirigentes de la oposición, y si no estuvo Sánchez entre sus interlocutores hasta que acudió a la cita de la semana pasada, fue porque el dirigente socialista no respondió las llamadas de Rajoy, hasta el punto de que fueron otros, del equipo del presidente y del equipo de Sánchez, quienes prepararon el encuentro.

Son días en los que se teatraliza hasta la exageración, y los que están en "la pomada", los que de verdad saben, filtran en cada momento lo que conviene, para ver cómo respiran los contrarios. Rivera daba a entender la mañana del lunes que al PP ni agua, pero ya estaba esbozado el primer pacto entre PP y Ciudadanos. No de Gobierno, pero sí para la Mesa del Congreso, que no es un pacto menor.

Parece que se asientan las bases que podrían llevar a la elección de un nuevo y necesario Gobierno.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios