Por Derecho

Martín / Serrano

De músicas y palabras

ENCONTRÉ hace unos días la exaltación poético-musical de la Semana Santa que Antonio Rodríguez Buzón grabara en LP unos años después de pronunciar su pregón, decantación depurada que conserva la esencia del memorable acontecimiento. El hallazgo me hace recordar los últimos setenta y primeros ochenta. Pienso en toda esa generación de cofrades y aficionados que se iniciaba en el ámbito de las cofradías de la mano de Saeta y Cruz de Guía, que buscaba cada Viernes de Dolores el programa de El Correo o que se bebía la reedición facsímil del Bermejo editada por la Hermandad de Jesús Despojado; gente que se adentraba en un mundo todavía no masificado, recibiendo de sus mayores el depósito de la tradición hispalense de la cual se sentían plenamente responsables. Una época feliz, un tiempo en el que esto no se nos había ido de las manos.

Vuelvo al viejo disco de vinilo. Me viene a la cabeza el Colegio San Fernando, donde estudié. No era mal sitio para aprender de hermandades. En su claustro figuraban selectos cofrades como Ricardo Lacárcel, Juan José Morillas o José Luis Álvarez Faraco. Allí, en aquellas aulas, lo oí por primera vez acompañando al montaje fotográfico que nos ofrecía por cuaresma -entre leyes de Mendel, parénquimas y bivalvos- Rafael Castellano. Impactaba ciertamente escuchar la voz del poeta sobre los compases del Preludio Sinfónico de La Torre del Oro invocando a la ciudad o los poemas al Amor, a la Buena Muerte, al Valle o a las de la Madrugada que, mecidos por los compases de las marchas de siempre, aunaban fondo y sentimiento de una manera personalísima.

Para lo bueno y para lo malo, Rodríguez Buzón ha configurado un modo de entender, de vivir y de sentir la Semana Santa. Ha sido modelo y mito, y tal vez siga siéndolo. Ahora que las palabras no nos bastan, que buscamos en la música un pellizco que no llega de otro modo, vuelvo la mirada hacia ese viejo disco de vinilo, que unos pocos privilegiados guardaban entonces como oro en paño. No creo que baste con copiar el molde. Esperemos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios