PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

A la nieve o a la jaima

LAS rutas aéreas que enlazan con Sevilla están planteadas las más de las veces por compañías que ven la oportunidad de negocio en vender billetes con destino Andalucía, ya sea desde Dublín, Milán, París o Bilbao. La dificultad para rentabilizar la inversión es suscitar una demanda similar desde Sevilla y en sentido inverso. Es clave equilibrar el índice de ocupación de la aeronave en ambos recorridos. Por eso duran poco muchas tentativas, como la línea Oslo-Sevilla de vuelos regulares que abrió la escandinava SAS. El avión llegaba a San Pablo repleto de noruegos. Pero bien distinto era el panorama en dirección contraria. La diferencia de poder adquisitivo es de por sí una barrera considerable para que los sevillanos vayan a las capitales nórdicas como el que se planta en Costa Ballena en un plis plas.

Siendo conocido en el sector este hándicap estructural, que nos aísla y nos endosa la etiqueta de poco viajeros (sin tener la renta per cápita de holandeses o alemanes), es doblemente noticia la apertura de dos rutas cuya viabilidad depende más de la salida desde Sevilla. Pyrenair vuela a Huesca y después le lleva por carretera a la estación de esquí que desee (Cerler, Formigal, etcétera). Todo el sector turístico de la zona favorece esta iniciativa que busca clientela a mil kilómetros de distancia cuyo referente nevado es Granada.

Y el sur también existe. Se intenta consolidar una conexión aérea desde Sevilla con Marruecos, que es nuestro destino intercontinental más cercano, mal que nos pese tener Nueva York tan lejos. La compañía Andalus, dirigida por José María Martín Delgado y Fernando Guerrero Ros, ofrece vuelos a Marrakech dos días a la semana, dentro de un abanico de viajes entre ciudades españolas y marroquíes, donde la disparidad de flujos y poderes adquisitivos es evidente, y mayor el mérito si triunfa esta empresa.

También ha de promocionarse Sevilla en Marrakech. De la Koutoubia a la Giralda en 80 minutos de vuelo. Alianza de civilizaciones turísticas y migratorias.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios