La otra tele

Hyde

El oscuro pasajero

DE la evolución reciente -y a mejor- de las series de televisión -de la degradación del resto de la parrilla mejor ni hablar- da fe que uno de los grandes héroes catódicos de la actualidad sea un psicópata asesino en serie que despedaza a sus víctimas y las arroja al mar metidas en bolsas de basura. Dexter, basada en la novela de Jeff Lindsay El oscuro pasajero confirma además que no hay que acudir a los cines para encontrar a uno de los mejores actores del momento. Michael C. Hall, que ya deslumbró con su interpretación de Nate Fisher en A dos metros bajo tierra, vuelve a romper registros en lo que se refiere a personajes complejos, con muchas cosas guardadas en el armario -ya sean cadáveres o su reprimida condición homosexual-. Cuesta no sentir simpatía por Dexter, asesino de malvados que han conseguido burlar a la justicia de noche y perfecto ciudadano de día. Y aunque el mensaje sea algo fascistoide, el espectador no puede evitar sentir una íntima satisfacción cada vez que nuestro protagonista da rienda suelta a sus instintos. Dexter simboliza muchas cosas. Tiene seguramente los mejores créditos de arranque (posiblemente imitados por True Blood) y una música pegadiza. Es la apuesta fuerte de la cadena Showtime para hacerle la guerra a HBO. Y también constituye un gran ejemplo de que se puede continuar una serie varias temporadas cuando parecía imposible mantener el nivel. Digamos que es todo lo contrario a Prison Break y Héroes, que se desmoronaron cual castillo de naipes en su segunda temporada. En cambio, no nos cansamos de descubrir lo más oscuro de la luminosa Miami -aunque la serie se rueda en la californiana Long Beach- con nuestro enfermo amigo. Y cada temporada tenemos enfrente un malo mejor. En la cuarta, que se ha estrenado hace un mes en EEUU, está por ver si el siempre inquietante John Lithgow está a la altura del magnífico fiscal Prado que interpretó Jimmy Smits. Y descubriremos si Dexter vence su mayor desafío: ser padre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios