PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los pagarés de cada día

UNA cosa es predicar en La Moncloa y otra dar trigo en las sucursales bancarias de su esquina o la mía. Zapatero le suplicó ayer al sanedrín, con Botín a la cabeza, que se apiaden de las familias y empresas necesitadas de préstamos. Uno de los argumentos que utilizaron los banqueros para defenderse es que las empresas no piden ahora financiación para nuevos proyectos sino para cubrir el día a día. Claro, habría que tirar cohetes de triunfo si fuéramos capaces de solventar el día a día sin más colas en los juzgados de lo Mercantil o en el Inem.

Basta tomarle el pulso en Sevilla a profesionales de la banca para constatar que estamos navegando por círculos viciosos tan peligrosos como los icebergs que hundieron el Titanic mientras la orquesta seguía tocando. Muchas empresas han dejado de pagar a 90 días y ahora lo procuran hacer a 180 días. Eso es mortal para los autónomos, muchos carecen de fondos para estar al día de sus compromisos y tributos sin ingresar nada a cambio.

Se está generalizando en Sevilla que cuando un empresario, en su toma-daca de gastos y cobros, queda al descubierto de sus pagarés de otra empresa garantizados por una entidad financiera, ésta les ofrece resolver ese descubierto (supongamos que son 200.000 euros) dándole en efectivo la mitad de ese montante (con su correspondiente garantía hipotecaria), y consignando el banco o caja la otra mitad en un fondo de inversión. Así se cubre de deudas que aún no se han producido pero estiman que son probables. El banco se protege y el cliente, sin circulante, se aprieta más la soga a la espera de un golpe de suerte para detener su cuesta abajo.

En cuanto una empresa no cumple con sus plazos en el banco, pasa al registro de morosos accesible para todo el sector financiero, y ya ninguna entidad le presta dinero a ese empresario, que de buenas a primeras se ve más solo que López Vázquez en una cabina.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios