La ciudad y los días

Carlos Colón

No pasen de largo

HOY verán las huchas de la cuestación de la Asociación Nacional contra el Cáncer. No pasen junto a ellas sin hacer una aportación. Nos regalan la posibilidad de sumarnos a una lucha ejemplarmente mantenida desde hace más de 50 años que une hoy a 105.630 socios, 14.385 voluntarios y 748 profesionales en programas que van de los cursos y prácticas de prevención a los cuidados paliativos, del fomento de la investigación a la ayuda a los enfermos y sus familias.

Ante las enfermedades que más se temen, como la lepra en la antigüedad, la tuberculosis en el siglo XIX o el cáncer en el XX, es frecuente cerrar los ojos: no previniéndola, no exigiendo más medios, no solidarizándonos con los afectados. La cuestación de hoy es una llamada a abrirlos cooperando con una asociación que previene, exige, se solidariza; y gracias a todo ello contribuye al progreso en la lucha contra el cáncer. Una lucha que las estadísticas dicen que se está ganando tanto en el frente de la prevención, evitándolo, como en el del tratamiento, venciéndolo o aminorando sus efectos.

En el Manifiesto por la lucha contra el cáncer en España se señala como propósito general: "Ganar la batalla al cáncer es uno de los grandes retos del siglo XXI. Aunque son innegables los logros conseguidos en el diagnóstico, tratamiento y conocimiento de la enfermedad, todavía queda mucho camino por recorrer". Lo último no se dice para desanimar a quienes hoy luchan contra él; de lo que se trata es de animarnos a todos para que con nuestra contribución este camino se recorra más eficaz y rápidamente.

Permitan que de los diez puntos del Manifiesto escoja uno que les convencerá de la necesidad de colaborar con la cuestación de hoy: es propósito de la Asociación "garantizar la igualdad de oportunidades en la atención al paciente, independientemente del territorio en el que resida y de criterios socioeconómicos". Si la igualdad de oportunidades es el núcleo de toda democracia, la igualdad en la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad -se viva donde se viva y se tengan los recursos que se tengan- es el fundamento de ese núcleo.

Es imposible erradicar todas las enfermedades. Pero sí se logrará -porque ya se ha logrado con muchas de ellas y se está logrando con el cáncer- tener armas para prevenirlas, combatirlas y sanarlas. De tal manera que, como ya está sucediendo, un diagnóstico no sea una condena. En la conclusión del manifiesto se dice: "Los avances en la investigación, prevención, diagnóstico y tratamiento hacen que la erradicación del cáncer sea un objetivo alcanzable". Hoy se nos da la oportunidad de ayudar a alcanzarlo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios