Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Sí, perdidos

EN Estados Unidos, inventores de la voraz televisión comercial, siempre están dando lecciones catódicas. La cadena ABC acaba de lanzar un vídeo promocional para la quinta temporada de Perdidos en el que en cinco minutos ponen al día de lo que ha transcurrido en las idas y venidas a la isla misteriosa de los robinsones. En El Sofalícola (abajo tienen la dirección) le pueden echar un vistazo y comprender cómo se toman en serio por allá este negocio de entretener a domicilio y atender así adecuadamente a la clientela. Lo nuevo de Perdidos, carne de internet pero verdadero solomillo en el plasma, llegará en enero y le están dando bombo, animando, ilusionando a los espectadores. Por aquí los directivos sólo parecen quejarse de la fragmentación de la TDT y de lo que han bajado los ingresos publicitarios. Sin embargo, si quiere saber cuándo va a estrenarse cualquier serie en cualquier canal español tendrá que hacer averiguaciones por su cuenta porque por estos contornos nadie levanta una carta sin mirar de reojo.

El propio descalabro de Perdidos en España, caso único en el mundo debido al maltrato de TVE (los jóvenes han optado directamente por descargarse la serie de internet y olvidarse de consultar la parrilla), demuestra el escaso ingenio para programar y las raquíticas intenciones de contar con el espectador, mero cliente traga-spots que sólo interesa por su número bruto en Sofres. Por aquí entienden que nos gustan los presidiarios, los padres hermafroditas (el duelo por las audiencias previsto esta noche entre Telecinco y Antena 3) y a ninguna cadena se le ocurrirá, como a la ABC, atraer a desnortados zapeadores a series de calidad. Así, además, nos luce el pelo en los Emmy. Aquí con un "próximamente" pretenden que nos enganchemos a las series por y para niñatos que nos sobrevienen.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios