el objetivo indiscreto

El reencuentro

Se saludaron con un apretón de manos y una sonrisa, aunque el gesto probablemente tenga más que ver con la buena educación (de ambos) que con una profunda convicción sobre los méritos del contrario. Alfredo Sánchez Monteseirín y Juan Ignacio Zoido, cuya sintonía no ha sido nunca buena, coincidieron esta semana en el acto de inauguración del nuevo Fibes, un proyecto promovido por el ex regidor socialista y que ahora Zoido trata de llevar a su terreno, a pesar de calificarlo de "dispendio" en numerosas ocasiones. La invitación a Monteseirín, dicen, partió de la actual Alcaldía. Monteseirín aceptó: no quería perderse la gloria de ver hecho lo que impulsó.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios