Editorial

Un reto de la sociedad civil

EL problema con el alumbrado por el desfase de alturas entre algunas carrozas y la iluminación navideña en la avenida de Felipe II ha vuelto a suscitar un debate sobre el modelo organizativo de la Cabalgata de los Reyes Magos, tal como ya sucedió hace unos años tras la salida de numerosas carrozas a medio terminar. Al igual que en aquel entonces, hay voces que claman por que el cortejo de la ilusión, que camina hacia el siglo de vida, sea organizado por el Ayuntamiento en vez de por el Ateneo, una institución cultural y privada. Es curioso ver cómo una imprevisión en principio achacable al Consistorio acabe volviéndose contra la docta casa con sede en la calle Orfila, que parece condenada a sufrir cada año una incidencia en el momento de la salida de la Cabalgata. Quizás seamos los sevillanos quienes menos sepamos valorar el inmenso y desinteresado esfuerzo que supone organizar el evento más masivo, efímero y difícil de la ciudad: movilizar una comitiva de más de 2.000 miembros para sólo cinco horas y desfilando ante centenares de miles de personas en la calle. Es como toda una Feria o una Semana Santa pero comprimida en sólo media tarde. El alma de esta organización son unos 70 voluntarios trabajando sin cobrar durante los meses previos y sin mirar el reloj. Este maravilloso esfuerzo que ni espera ni obtiene el reconocimiento de la colectividad no le cuesta un euro a los sevillanos. Si la Cabalgata se municipalizara, ¿cuánto costaría a los contribuyentes? ¿No acabaría acaso con déficit como otras empresas públicas? Tal supuesto supondría además un fracaso de toda Sevilla, en cuanto demostraría que la sociedad civil sería incapaz de mantener una tradición casi centenaria y que tendría que cederla al poder político como ya cedió la Biacs. Ello no es óbice para no reconocer que hay elementos mejorables en la Cabalgata: ¿Tiene sentido mantener su actual estructura bicéfala? ¿Sería conveniente crear una Fundación que le dé cobertura financiera? ¿Cómo democratizar la elección de los Reyes Magos? Ahora que entre todos hemos recuperado El Salvador no tendría sentido que entre todos dejáramos perder la Cabalgata.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios