Contrapunto

Francisco Javier Gutiérrez Juan

No te rindas

SI eres cofradía sin Campana, nazareno sin cirineo, banda sin músicos, penitente sin antifaz, redactor sin periódico, enfermo sin médico, director sin orquesta, gobernante sin recursos, camarero sin bar, empresario sin negocio, político sin partido o amante sin pareja, no te rindas.

Quizás estés leyendo este artículo en el periódico de un bar mientras tomas un café con el que intentas encontrar la solución a ese problema que resuena en tu mente. Cuando termines tu café y hayas leído estas líneas te pido que no desistas. Encontrarás un nuevo camino para volver a intentarlo.

No tengas miedo al fracaso. A lo único que has de temer es al remordimiento propio que causa la duda de no haberlo intentado. Si te esfuerzas todos los días, si cuando te asfixias sólo paras para tomar aire nuevo, si no haces daño a nadie, si eres noble, si haces todo eso, ¿a qué tienes que temer?, ¿qué vergüenza has de sentir? Juega tu partido hasta el final.

No salgas al campo sintiéndote perdedor, son otros lo que te han de ganar. Nunca abandones, busca otro rumbo. Puedes ser tan pequeño y humilde como un tapón de corcho. Y como corcho que eres cualquiera, con un dedo, te puede hundir. Tendrán que esforzarse, pues si te quitan lo que te oprime saldrás de nuevo a flote. No duermas en las profundidades del desánimo. Todos los días has de salir dispuesto a cabalgar en ese potro orgulloso que no se somete. Sabes que es casi imposible, pero no importa, insiste para convencerlo.

Aunque te cierren puertas y sufras tragedias y humillaciones, siempre has de seguir intentándolo. No es necesario ser el mejor, basta con ser trabajador y honrado.

En este miércoles que nos conduce a un nuevo Domingo de Ramos, transformemos la ceniza en esperanza. Si algún día soy yo quien duda sería maravilloso que fueras tú quien me recordaras lo que ahora te acabo de contar.

Etiquetas

,

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios