Alto y claro

La ruta de la plata

LA crisis ha servido de catalizador para activar un nuevo proceso de concentración en el sector financiero, recomendado cuando no estimulado directamente por el Banco de España ante la situación por que atraviesan algunas entidades en esta nueva coyuntura de depreciación de la cartera inmobiliaria/incremento de los riesgos, más crecimiento de la morosidad. La experiencia-piloto de este nuevo proceso promovido desde las altas instancias para -dicen- racionalizar el sistema y prevenir males mayores va a ser la fusión entre Unicaja y Caja Castilla La Mancha (CCM), que en puridad no será otra cosa que la absorción de la segunda por la primera. Además, esta fusión abre la vía para las uniones entre cajas de distintas comunidades autónomas y, de paso, para la concentración de los pequeños y especializados bancos ligados a las cajas. La bendición política tanto del Gobierno de Castilla La Mancha como del andaluz a la absorción de CCM por Unicaja demuestra que había urgencias más urgentes, valga la buscada redundancia, que configurar una caja única en Andalucía. Por de pronto, el proceso de integración de estas dos entidades, que serviría para configurar la quinta caja por beneficios de España, tardaría en culminarse varios años, como se está viendo con la fusión entre El Monte y Caja San Fernando. Y, por otra parte, este movimiento en el tablero financiero, más los que han de venir, dibujan un nuevo escenario que abre otras perspectivas para Cajasol. Unicaja ya no mira hacia Occidente (Sevilla) para expandirse, sino hacia el Norte y hacia Oriente. La fusión entre Unicaja y CCM ha abierto la veda para los matrimonios financieros entre cajas de distintas autonomías y el Banco de España es proclive a que en la mitad Sur de la Península haya al menos dos grandes entidades, fruto de la concentración de las demás. Una, obviamente, será Unicaja, con su expansión hacia Castilla La Mancha. La otra, en pura lógica, debe ser Cajasol, que puede mover ficha hacia Extremadura (dos cajas) y Castilla-León (seis) para conformar la gran caja del Suroeste. Andalucía, así, contaría con dos supercajas con sedes en Málaga y Sevilla en lugar de una sola. En el tablero financiero vale más tener dos torres que una sola reina.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios