Visto y oído

Antonio / Sempere

El secreto

LA leyenda del indomable haya dado a La 2 el share más alto en todo el año constata los hábitos conservadores del espectador. Que lejos de querer novedades, apuesta por lo ya conocido. Denme un clásico, si puede ser con Paul Newman, en este caso cosecha de 1967, y déjate de cuentos, parecen querer decir.

Por lo que podríamos afirmar que el secreto del éxito es que no hay secreto. O que ya está inventado hace mucho. Mientras los experimentos con ínfulas culturales pinchan en hueso, provocando indiferencia e interesante a un club cada vez más elitista que conforman no más de doscientos mil espectadores, lo que cala hondo, aquello que no hace falta anunciar con altavoces para que sea seguido por muchísima gente, es eso que hemos dado en llamar cine de siempre.

Es más que posible que el millón largo que siguieron La leyenda del indomable sean también consumidores habituales de Cine de barrio. Es posible, y tampoco se puede constatar fehacientemente. El cine se emite sin pausas en esta cadena desde enero. Todas las noches. Y suele tener un seguimiento notable. Pero se nota cuándo interesa y cuándo no. Cuándo marca picos, y cuándo valles. En el caso del cine europeo, hay un público fiel de más de medio millón de espectadores. En el del latinoamericano, algo menos, salvo cuando surgen lindezas del calibre de El crimen del padre Amaro, con las que sube considerablemente. Y el español, depende de la selección.

Sin embargo, con los clásicos se acierta siempre. La audiencia está receptiva, y enseguida se entrega. También tiene buena parte de culpa la falta de competencia. El espectador veraniego tampoco tiene mucho donde elegir, y se aferra al buen cine como a un clavo ardiendo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios