La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La solución es quedarse en casita

Confirmado oficialmente que la teoría de la conspiración no tiene sentido, sólo cabe lamentar los ínfimos recursos que esta sociedad nuestra tiene para defenderse. La versión oficial tras dos semanas de arduas investigaciones, y lo de ardua lo añado para que no vivamos en la duda más inquietante, es que la terrorífica Madrugada no fue planificada, sino fruto de una lamentable concatenación de casualidades. Nuevamente, la gallina, como en el 2000 y sucesivas madrugadas, una sociedad que vive aterrorizada se asustó y pasó lo que pasó. Y si eso es así, que no tengo por qué ponerlo en duda, hay que tocarse la ropa y rezarle a todo el santoral cada vez que haya un acontecimiento multitudinario. Al parecer es tanta la dinamita acumulada en la santabárbara anímica de esta sociedad, que todo salta por los aires con una mínima chispa que la prenda. Un horror.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios