Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

A la sombra de la Giralda, lo que importa es lo que importa

Esta noche es Día D en París, pero la memoria se va a lo que Sevilla y Betis protagonizaron

Llegó el Día D, una especie de día de todos los días, con el mundo parado expectante por ver qué pasa esta noche en el Parque de los Príncipes. Y mientras el mundo aguarda piafante a la espera de qué deparan PSG y Real Madrid, a un servidor de Dios y de usted le apetece pararse a digerir qué fue del fútbol según Sevilla en la jornada vigesima séptima de Primera División con éxito brillante del Sevilla y recaída del Betis en Mestalla.

No fue absolutamente nada Athletic Club en la norteña tarde del sábado en Nervión ante el trípode mágico que componen dos argentinos y un francés en la sala de proyectos sevillista. Los otrora leones fueron laminados tras ser domesticados por la tropa blanca. Con Banega al mando de las operaciones a lo ancho de la zona central, con N'Zonzi de contrafuerte y Franco Vázquez de cordón umbilical a fin de que los proyectos se hiciesen realidad, el Sevilla hizo lo que quiso.

Este Sevilla de Montella, aun observando acusados dientes de sierra, está bien vertebrado y a poco que el Valencia levante el pie, un lugar en la Champions puede dejar de ser una utopía.

Al día siguiente, el Betis reculaba en su hipotético viaje hacia la plaza que dé derecho a Europa. Volviendo a sus pacaterías congénitas, con un fútbol cangrejil y sin capacidad de sorpresa para un rival bien construido, Mestalla volvió a ser territorio comanche para el Real Betis Balompié.

Y entre la sarta de recaídas, la muy habitual del poco cariño que el estamento arbitral le profesa a la causa verde, blanca y verde. ¿Qué vería el angelito en el gol de Bartra? En fin, que la jornada, como casi siempre, no dejó que la dicha fuese completa. Y todo ocurría en las vísperas de esa especie de Día D del fútbol mundial que es la cita de esta noche en París. Ganó el Sevilla con brillo, perdió el Betis en un recital de recaídas y eso es lo que importa a la sombra de la Giralda. No va más.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios