La ventana

Luis Carlos Peris

Los tubos confirman una ilusión

INDISCUTIBLEMENTE no cabe la vuelta atrás y puede confirmarse que ya estamos en lo que estamos, en el tobogán de sensaciones que nos acarrea la gran celebración, la mejor ópera urbana conocida, la Semana Santa de Sevilla. Aunque no llego a los niveles de mi dilecto José Ignacio Jiménez Esquivias, que cuenta su andadura no por años sino por semanas santas, la verdad es que me pone este tiempo de vísperas que llevan el sueño a la realidad de ver cómo los tubos ya se apilan en la Plaza a la espera de ser ensamblados y que los palcos se hagan. Decíamos días atrás que la proliferación de libros sobre la cosa en los que se explican los evangelios según esta Leal, Heroica y Mariana o se suben escaleras con hipotéticos peldaños de cera ya te metían de lleno en la fiesta. Pero no hay nada más tangible que ver cómo las estructuras de los palcos se acopian a la espera de que tomen cuerpo para la constatación de que ya no hay marcha atrás.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios