puerta de los palos

el Fiscal

Las verdades del artista

El Consejo tendrá tarde o temprano que gestionar una mínima remuneración para los carteles oficiales

L OS asuntos del pecunio son siempre delicados, máxime cuando se trabaja para las cofradías. Muchísimos profesionales laboran para las hermandades gratis. Por puro amor. Quién no conoce a profesionales de la hostelería que ceden bebidas y viandas para la cruz de mayo, la tómbola o el ágape posterior a cualquier acto; a abogados que asisten a la hermandad sin pasar la minuta; a notarios que dispensan de las escrituras; a pintores de primera fila que generosamente hacen las portadas del boletín; a costureras profesionales que se afanan gratis total en arreglar las ropas de los acólitos... Y a tantas y tantas personas que libre y voluntariamente deciden no cobrar. Pero también hay muchos, muchísimos profesionales, que viven de su oficio. Y están en su absoluto derecho de reclamar el pago de una cantidad justa. El Ayuntamiento paga por el cartel de las Fiestas Mayores. La Real Maestranza paga por el cartel de la temporada taurina. ¿Por qué no habría de pagar el Consejo por el cartel oficial de la fiesta más importante de la ciudad? El debate lo inició Ricardo Suárez en el primer año de mandato de Adolfo Arenas cuando declinó la invitación al no estar remunerado el encargo. José María Méndez refirió el otro día la cuestión en la presentación de su cartel de las glorias, una más que meritoria obra, una preciosa interpretación de la Virgen del Amparo que ha convencido a la gran mayoría del público. Méndez se pronunció con tacto y sin complejos. Nada hay más romántico que vivir de la pintura, nada más justo que cobrar por un trabajo y nada más oportuno que tratar los asuntos delicados con el mimo de quien pinta los cirios de la Virgen del Valle. El Consejo tendrá que hacer tarde o temprano las gestiones oportunas para que el cartel de la Semana Santa de Sevilla (se dice pronto) tenga una mínima remuneración. Y a quien quiera hacerlo gratis, que se le den las gracias y el consabido cuadrito de recuerdo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios