El medio centro

Carlos / G. Izquierdo

"He visto cosas, sevillistas..."

El aire ha virado por Nervión, pero a diferencia de otros cambios de ciclo, el edificio tiene cimientos fuertes

ES posible, aunque no deseable, que dentro de muchos años un sevillista contemporáneo reúna a su alrededor a los sevillistas que serán en el futuro y, parafraseando a Roy, el Nexus 6 más perfecto de la perfecta Blade Runner de Ridley Scott, les explique con tono entre nostálgico y solemne: "Yo he visto cosas, sevillistas, que vosotros jamás imaginaríais. Yo he visto al Sevilla ganar dos copas de la UEFA consecutivas con un gol del portero incluido, he visto al Sevilla humillar en la Supercopa de Europa al mejor equipo del momento y en la Supercopa de España al entonces campeón de Liga en su estadio. Yo he visto al Sevilla firmar un doblete histórico como mejor equipo del mundo. Pero todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia".

Es posible también, aunque no deseable, que los sevillistas futuros se queden atónitos antes estas palabras. Quizá tan atónitos como los sevillistas contemporáneos asisten al descarrilamiento del equipo en este 2008 recién empezado. A más de 20 puntos del líder en la Liga, el vigente campeón se despidió la semana pasada de la Copa del Rey frente al Barcelona 734 días después de no ceder en ninguna eliminatoria de ninguna competición. Más de dos años después de que el Cádiz empatara a cero en Nervión en enero de 2006 en otros octavos de final de Copa.

Queda claro, pues, que el aire ha virado. Pero, a diferencia de otros cambios de ciclo ruinosos como los del Madrid galáctico o el Barcelona fantástico, flota en el Sevilla aroma de transición tranquila, de edificio con cimientos fuertes que apenas necesita corregir defectos puntuales, de boxeador tocado con talento que sólo precisa recuperarse de los golpes sufridos. Queda, de aquí a mayo, la certeza del trabajo bien hecho en el pasado de cara a un proyecto futuro. Eso y la esperanza de un pequeño detalle llamado Copa de Europa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios