El Ayuntamiento tendrá que pagar más de 70 millones por sus deudas en 2012

  • La carga financiera se dispara más de lo previsto por el PP y lastra el nuevo presupuesto.

Comentarios 11

Las deudas del Ayuntamiento de Sevilla generan una carga financiera de más de 70 millones de euros en 2012. Esta cantidad ha lastrado especialmente la confección del primer presupuesto de la era Zoido. El gobierno de PSOE e IU anunció a finales de 2010 una modificación del plan de reequilibrio financiero con el pretexto oficial de ganar en austeridad y promover el ahorro. Ocurrió que la clave radicaba en que el Consistorio recurrió por segunda vez a la fórmula de retrasar el pago de la losa de 631 millones acumulada con los bancos, renegociando en aquella ocasión la parte correspondiente a 272 millones.

Esta maniobra ya fue secundada en 2008 por la Hacienda local, controlada entonces por los socialistas, y volvió a ser utilizada a a finales de 2010.En las dos ocasiones se negoció retrasar el pago de los intereses, alargando la vigencia de los préstamos y aceptando un aumento de los tipos. El Ayuntamiento ha pagado a lo largo de 2011 un total de 7.676.000 euros de intereses, mientras que no ha abonado nada en concepto de amortización del capital, de acuerdo con lo pactado con los bancos. En 2012 la cosa cambiará sustancialmente, pues el Ayuntamiento hará frente al pago de 14.535.000 euros en concepto de amortización de capital y de 13.925.000 euros de intereses. Pero si se suman las deudas contraídas por las empresas municipales, la carga financiera será superior a los 70 millones de euros, muy por encima de lo previsto por el PP, aunque nadie del gobierno quiso ayer pronunciarse al respecto. El Ayuntamiento pagará en 2012 un 270,71% más por la parte de deuda que refinanció el gobierno de Monteseirín (los ya referidos 272 millones). Y todo lo cual siempre y cuando el mercado de deuda se mantenga estable, porque de lo contrario el Ayuntamiento podría verse perjudicado por penalizaciones que harían subir los intereses hasta el 8%.

Las refinanciaciones del anterior gobierno sirvieron para eludir el pago de capital durante un año para tener liquidez durante 2011, año precisamente de las elecciones municipales.

Otra consecuencia de esta segunda renegociación de la deuda ante los bancos es que el préstamo no se terminará de pagar hasta el año 2030, cuando anteriormente vencía en 2028.

En 2008, antes de la primera renegociación de la deuda , el Ayuntamiento gozaba de unas condiciones ventajosas, con unos intereses bajos de entre euríbor más 0,25% y euríbor más 0,5%. El gobierno negoció entonces que entre 2008 y 2011 no se pagara nada del capital pendiente y que tan sólo se abonaran los intereses a tipos muy bajos, del 2%, el 1,25% y el 0,75%. A partir del 31 de enero de 2011 se empezarían a pagar al 4,85% más la cuota del capital correspondiente.

Esta maniobra permitió un ahorro de intereses de 5,9 millones que fueron empleados en pagar determinados gastos (luz, teléfono, etcétera) que la oposición (entonces del PP) denunció que se podían haber satisfecho recortando de la TV.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios