La Fiscalía pide diez años de cárcel para la niñera boliviana

  • El Ministerio Público imputa a la joven un cargo de homicidio por la muerte de un niño con parálisis cerebral, al que dejó solo 40 horas mientras estaba en una discoteca

Comentarios 0

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado una condena de diez años de cárcel para la niñera boliviana imputada por la muerte de un niño con parálisis cerebral, al que abandonó durante 40 horas, según han confirmado fuentes del caso.

El Ministerio Público ha presentado en el juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla, que investiga el caso, un escrito de conclusiones provisionales en el que atribuye a la cuidadora Irene C. C., de 20 años, un cargo de homicidio en el que no aprecia ninguna circunstancia atenuante y por el que pide la condena mínima que el Código Penal contempla para este delito. Junto a la petición de diez años de cárcel, la Fiscalía ha reclamado una indemnización para los padres del menor.

En el curso de la instrucción, el juez procesó a la menor por un delito de homicidio imprudente, que castiga con penas de entre uno y cuatro años a quienes causen la muerte de una persona por una negligencia, pero la Fiscalía hispalense consideró que, por la forma en que se produjeron los hechos, la cuidadora incurrió en un dolo (o intención) eventual, lo que elevaba la gravedad de los hechos desde la imprudencia hasta un delito de homicidio.

Los hechos se remontan al 26 de agosto de 2006, cuando Irene C. C. dejó al pequeño en su domicilio de la avenida de San Francisco Javier y se marchó a una discoteca, a pesar de que los padres del menor se hallaban de viaje. En la discoteca, la niñera conoció a un joven ecuatoriano y le entregó las llaves de la casa "en prueba de amor" mientras iba al baño. A su regreso, vio al joven bailando con otra mujer y después le perdió de vista, por lo que, según la declaración que realizó ante el juez, comenzó a buscarle por distintos barrios de la ciudad.

La imputada alegó además que no pidió ayuda a los Bomberos ni a la Policía para entrar en la vivienda porque se hallaba en situación irregular en España y pensaba que podían arrestarla. El abandono se produjo la tarde de un sábado y cuando los padres del menor regresaron a casa, el lunes siguiente, descubrieron el cadáver de su hijo.

El informe forense elaborado para determinar las causas de la muerte del niño, que no podía moverse por sí solo, concluyó que el fallecimiento se produjo por inanición y deshidratación tras haber permanecido sin asistencia durante más de un día.

La defensa de la procesada, que llegó a pasar varios meses encarcelada de forma preventiva hasta que la Audiencia Provincial decretó su puesta en libertad, solicitó la realización de un informe psicológico para determinar el grado de madurez de la joven, que pidió perdón por escrito a los padres del niño fallecido.

El abogado de la acusada debe presentar ahora su escrito de defensa, antes de que la causa sea enviada a la Audiencia de Sevilla para su enjuiciamiento por un tribunal del jurado popular.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios