Marea Blanca exige la recuperación del Hospital Militar con nuevas protestas

  • El movimiento ciudadano inicia una campaña para que el Parlamento destine partidas para la reforma

El movimiento Marea Blanca, que está integrado por asociaciones de pacientes, entidades vecinales, profesionales de la salud y sindicatos, prepara una nueva protesta a finales de octubre para exigir a la Junta de Andalucía la recuperación y reapertura del Hospital Militar, un coloso sometido al abandono desde hace una década. Esta petición cuenta ya con el respaldo de una veintena de ayuntamientos que han sellado mociones para instar a la administración andaluza a la reapertura del antiguo Vigil de Quiñones.

"La reivindicación central de la convocatoria será la reapertura del Hospital Militar, en relación con los problemas de las listas de espera, la saturación de los centros de salud, de las Urgencias, y los problemas de mantenimientos", explicó este lunes Sebastián Martín Recio, miembro de la portavocía de Marea Blanca.

La fecha de la convocatoria se decidirá esta tarde en una asamblea prevista en el Teatro del Duque, sede de CCOO. "Las administraciones son responsables del mantenimiento y del uso de los edificios que forman parte del patrimonio público", recuerda el portavoz, al advertir que "podría incluso incurrir en un delito por el hecho de abandonar y llevar a la ruina este patrimonio". El movimiento ciudadano presentará las mociones de apoyo de los ayuntamientos (Dos Hermanas, Carmona, Viso del Alcor y Utrera entre otros) y las firmas recogidas, en el Parlamento andaluz, donde pedirán que los presupuestos de 2018 incluyan una partida para la recuperación del Hospital Militar.

El antiguo Vigil de Quiñones dejó de atender a pacientes en 2002 y en 2004 el Ministerio de Defensa lo traspasó a la Junta de Andalucía tras una negociación cargada de polémica. El valor del edificio se fijó en 34,5 millones (seis millones en metálico y 28,5 millones en contraprestaciones urbanísticas). Años después, en 2006 la Junta de Andalucía comenzó la reforma integral del edificio, que quedó paralizada en 2011 sine die. El edificio central de la Avenida de Jerez tiene 13 plantas para 750 camas y para cinco quirófanos. La recuperación de este centro hospitalario vuelve de nuevo a la calle con una protesta que se espera multitudinaria y que forma parte de un calendario que organiza Marea Blanca en varias ciudades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios