Cerezo Osaka-Sevilla FC

Buenas sensaciones en el primer partido de la pretemporada (1-3)

  • El Sevilla vence al Cerezo Osaka y comienza a asimilar la idea de Berizzo.

Los jugadores celebran uno de los goles Los jugadores celebran uno de los goles

Los jugadores celebran uno de los goles / Sevilla FC

Nada se puede elevar a definitivo en el mundo del fútbol, máxime cuando los equipos andan en pleno rodaje. En estas anda el Sevilla, que despachó con victoria su primer bolo veraniego ante el Cerezo Osaka (1-3) en el que el equipo, más allá del intrascendente triunfo, desprendió buenas sensaciones y la mano del Toto Berizzo comenzó a notarse.

Planteó el Sevilla un primer once sin ninguna de las nuevas incorporaciones. Viejos conocidos que ya conocían la idea del anterior técnico y que salieron a mostrar, en la medida de las posibilidades, la evolución propuesta por el ex entrenador del Celta. Dominio de la pelota, apenas puesto en duda por el rival, y una muy alta presión fueron las señas de identidad del Sevilla que, pese a monopolizar el ataque, vio cómo Sergio Rico sacaba las castañas del fuego con dos intervenciones tanto al principio como al final del primer acto.

El dominio visitante apenas se mostraba con acciones de peligro real, más allá de disparos lejanos de Montoya o Franco Vázquez. Fue en uno de estos intentos cuando el Sevilla se adelantó. La pelota quedó muerta tras un fuerte disparo de Walter Montoya que el meta no acertó a detener y Ben Yedder apareció con la puntera para adelantar a su equipo poco antes de que acabase el partido.

Tras el paso por vestuarios, y con los primeros cambios, el Sevilla trató de mantener el guión. Así, y con Correa sobre el césped, el argentino recibió una pelota larga, encaró al portero y en el mano a mano, perdió la batalla con el guardameta, que sacó una buena mano para cortar el ataque. Sin embargo, el árbitro entendió que era penalti y Ben Yedder se encargó de ejecutarlo.

Los nuevos cambios trajeron el debut de varios fichajes (Corchia salió tras el descanso), con lo que el ritmo de juego bajó un poco, pese a que la posesión seguía teñida de blanquirrojo. Pero en una contra en la que Ricardo Santos ganó la partida a Guido Pizarro, el atacante del cuadro nipón cedió con un pase de la muerte a Fukumitsu para que recortara distancias en el marcador pasada la hora de encuentro.

Muriel puso la guinda en el descuento. El colombiano, en el descuento, cazó un balón largo de Sergio Rico y aprovechó la indecisión de un zaguero y del portero local para colocar el definitivo 1-3 en el marcador, que da al Sevilla el primer triunfo de la pretemporada. Buenas sensaciones aunque todavía queda trabajo por delante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios