La corrupción a través de 'Line of Duty'

  • El 'thriller' policíaco nominado a mejor serie dramática en los Bafta se estrena en Canal+ Series Xtra.

Comentarios 1

Con tres temporadas a sus espaldas y una cuarta ya asegurada para 2017, la serie Line of Duty llega finalmente a España de la mano de Movistar+. Será el próximo viernes 17 cuando los espectadores podrán disfrutar de ella en Canal+ Series Xtra y por partida doble. La cadena estrenará dos episodios, el primero a las 21.30 horas y el segundo, a las 22.30. La primera temporada consta únicamente de cinco capítulos.

Line of Duty es un thriller policíaco que se ha convertido en la ficción británica más valorada en Reino Unido y sus tres primeras temporadas aparecen entre las diez series más vistas de la cadena BBC2. Cada temporada aborda la investigación de un caso de corrupción policial diferente siendo sus protagonistas los miembros de la AC-12, el equipo de la unidad anticorrupción que se mantiene a lo largo de toda la serie.

A lo largo de los 17 episodios con los que cuenta hasta la fecha, la serie ha abordado sin tapujo alguno la corrupción policial desde un punto de vista moderno y actual. En palabras de su creador, Jed Mercurio, "es un vistazo a las luces y sombras de las oficinas policiales actuales, donde uno de cada tres casos se dejan de lado para priorizar otros. Las oficinas de policía no son lo que se ha retratado siempre en la televisión".

Está escrita y producida por Jed Mercurio (Bodies) y protagonizada por Martin Compston (Crimen en el paraíso) en el papel de Steve Arnott, Lennie James (The Walking Dead) interpretando a Tony Gates, Vicky McClure (This Is England, Broadchurch) como Kate Fleming, Gina McKee (The Borgias), Adrian Dunbar (Ashes to Ashes) y Paul Higgins (Utopía, Red Road).

En la primera temporada, tras un incidente durante un operativo antiterrorista, el sargento detective Steve Arnott (Martin Crompston) es transferido a la impopular unidad policial de anticorrupción con el fin de investigar al inspector jefe Tony Gates. Pero su objetivo no sólo resulta ser el agente más carismático y modélico de la unidad, sino que además ha conseguido las mejores cifras con su brigada por tres años consecutivos y se le percibe como un héroe entre sus compañeros. Cuando Arnott empieza a sospechar de la reputación intachable de su superior, se ve involucrado en un continuo juego del gato y el ratón que nunca parece acabar, a medida que intenta desenmascarar los secretos de Gates y lidia con enemigos dentro y fuera de la policía. A lo largo de la investigación resulta que hasta los agentes de AC-12 tienen sus propios secretos que intentan ocultar.

La primera temporada de Line of Duty es, de momento, la única que se verá en Canal+ Series Xtra, pero se espera que no tarden mucho en emitir también las dos siguientes. La tercera se vio hace unos meses en BBC, superando sus propios récords de audiencia, y en la segunda, la entrada de Keeley Hawes para interpretar a la policía bajo investigación elevó la serie hasta unas cotas dignas de verse.

La serie ha ganado varios premios, entre ellos el Royal Television Society Award como mejor serie dramática, y también ha recibido 17 nominaciones en total a otros galardones. Destacan las tres nominaciones en la última edición de los Bafta, la de 2015.

Las críticas, positivas la mayoría, apuntan que es un drama policiaco lleno de grises morales y de personajes en situaciones muy complicadas. Uno de los puntos fuertes de Line of Duty son las escenas de interrogatorio, llenas de tensión y frases demoledoras, en las que la frialdad de Steve Arnott y el conocimiento que tenemos los espectadores sobre él mantienen vivo el debate de hasta dónde se puede presionar a un testigo, ni siquiera sospechoso o acusado, para obtener respuestas. El otro ingrediente que la hace brillar son unos giros de guión se van alimentando de las distintas capas de la historia y que la convierten en un producto sorprendentemente adictivo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios