'Un alfabeto para Emma Suárez' Emma Suárez, la actriz que eligió la vida

  • El periodista Javier Tolentino publica un libro sobre la intérprete de 'El perro del hortelano' y 'Julieta'

Emma Suárez, en el rodaje de 'Julieta'. Emma Suárez, en el rodaje de 'Julieta'.

Emma Suárez, en el rodaje de 'Julieta'. / Manolo Pavón / El Deseo

"Si hay algo de fantasía sobre Emma Suárez, la habéis puesto vosotros o lo pone la mirada de los otros, no yo", asegura la actriz de La ardilla roja, El perro del hortelano o Julieta al periodista Javier Tolentino en Un alfabeto para Emma Suárez (Extravertida Editorial), un libro en el que se retrata a una intérprete a la que nunca interesó el estrellato, que jamás pretendió levantar el artificio de una leyenda en torno a sí misma y que concibe su oficio como "la búsqueda del ser humano".

"Es posiblemente la mujer más fascinante del cine español, una actriz que ha sabido cuidar un oficio que quiere, pero que no ha renunciado a la vida. Y esto último me parece lo más importante en ella", afirma Tolentino sobre la madrileña, aunque el responsable de El séptimo vicio, uno de los programas emblemáticos de Radio 3, no ha perseguido en este trabajo la hagiografía. "Yo quería encontrarme con ella y elaborar mi propio texto. No soy su jefe de prensa ni su relaciones públicas; me acerco a ella desde la admiración, pero quiero ofrecer algo más, una creación propia", dice el autor, reconocido en la pasada Seminci con la Espiga de Oro por las más de dos décadas consagrado a su espacio radiofónico, y que pese a la veneración que siente por Suárez no oculta su convicción de que, pese a los tres Premios Goya que atesora, "quizás estaba llamada para cosas más grandes de las que ha hecho".

Tolentino presentará este jueves a las 19:30 en Sevilla, en El Gallo Rojo y acompañado por el guionista Rafael Cobos y el director del Festival de Tabernas Eduardo Trías, un diccionario sobre la intérprete que debía "ser escrito en letra minúscula. [A ella] No le gustan el ruido ni la alfombra roja, ni destacar. Le entran temblores por ser ella protagonista".

"No le gusta el ruido ni la alfombra roja", dice el libro de una actriz que no buscó el estrellato

Entre otros detalles, Tolentino cuenta el deslumbramiento de Suárez por Gena Rowlands, el modelo de actriz en el que se mira, o sus comienzos cuando con apenas 14 años se presentó al casting para Memorias de Leticia Valle, la adaptación de la novela de Rosa Chacel. "Después vuelve al colegio y se da cuenta de que le gusta el tema del cine y empieza a ver películas y a prepararse. Ella empezó desde muy abajo, y eso se nota. Cualquiera que haya trabajado con ella sabe que no es una estrella sino una colega más", opina el periodista. Suárez adquirirá la percepción de su oficio gracias al roce con grandes maestros como Fernando Rey o Héctor Alterio: "Me han transmitido la verdad que yo quiero del cine, una verdad y mucha humildad, diálogo y nada de glamour, ruedas de prensa y mitomanías", asegura en las páginas de este Alfabeto. "Del trabajo junto a esos veteranos", explica Tolentino en conversación telefónica, "ella aprenderá sus recursos para la actuación. Cuando luego da clases se da cuenta de que Fernando Rey ya se los ha inculcado sin definirlos de una forma académica".

La arrebatadora fotogenia de Suárez viene a confirmar una idea que Tolentino ha tomado como título de uno de los pasajes de la obra, Nadie sabe qué piensa una cámara de cine. "Es ella la que elige a quién quiere y a quién no", reconoce la actriz. "He visto a gente con una preparación y una formación académica realmente impresionantes y, sin embargo, la cámara permanece fría", defiende.

La actriz, con Javier Tolentino. La actriz, con Javier Tolentino.

La actriz, con Javier Tolentino.

Aunque el libro describe también a la mujer que hay tras la actriz, la que lleva esencia de lavanda a los rodajes para sentirse en casa y la que adora el fuego de la chimenea y regala libros sobre la madera, analiza también la carrera de Suárez y se detiene en algunas colaboraciones destacadas. Julio Medem fue una figura "esencial": ella participó en sus tres primeras películas, Vacas, La ardilla roja –un papel que fascinó al mismísimo Stanley Kubrick– y Tierra. "Te pedía cosas imposibles, raras o locas. Una vez, rodando en el valle del Baztán, me dijo: Oye, Emma, ponme cara de montaña rusa", recuerda sobre una relación que se truncaría cuando Medem preparaba Lucía y el sexo.

Con Pilar Miró, "posiblemente la persona más íntegra y honesta que haya conocido, y también, más testaruda", vivió una intensa amistad que le reportaría otro de sus trabajos más notables, Diana, la condesa de Belflor, la protagonista de El perro del hortelano. "A Emma le habría encantado haber podido coincidir antes con Pilar Miró, haber hecho más películas con ella, pero su muerte interrumpió eso", señala Tolentino sobre una alianza que además de la adaptación de Lope de Vega también alumbró otra película, Tu nombre envenena mis sueños.

La discreta Suárez volvió a la primera plana internacional con Julieta, de Pedro Almodóvar, que la llevó a Cannes y a los Premios del Cine Europeo. Un personaje "muy duro" en el que "hay abandono, soledad y miedo", en cuya creación, le confía la actriz a Tolentino en el libro, "tuve un poco de frío, me faltaron cuestiones cálidas, afecto".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios