Cofradias

Las hermandades destinan más de 5,6 millones a caridad en sólo un año

  • Cada corporación dedicó una media del 14% de su presupuesto a acción social y labores asistenciales. Los recursos entregados aumentaron un 24% con respecto a 2014.

Presentación de la segunda edición del informe de Caridad de las Hermandades . Presentación de  la segunda edición del informe de  Caridad  de  las Hermandades .

Presentación de la segunda edición del informe de Caridad de las Hermandades . / Juan Carlos Muñoz

Unas cifras que crecen. Las hermandades de Sevilla destinaron durante el pasado año 5.632.018 euros a caridad, una cantidad que supone un incremento de más del 24% con respecto a 2014. Más de 30.500 personas fueron los beneficiarias directas de todas las acciones realizadas por las cofradías sevillanas. Estos son los principales datos del segundo Informe sobre la Caridad en las Hermandades de Sevilla, realizado por Ignacio Valduérteles, doctor en Economía, director del Instituto de Investigación Aplicada a la Pyme y teniente de hermano mayor de la Soledad de San Lorenzo. Este completo estudio fue presentado este miércoles por la tarde en la Fundación Caja Rural del Sur, patrocinador del informe, con la presencia del arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo; el presidente de la Caja Rural del Sur y su Fundación, José Luis García Palacios; y el presidente del Consejo de Cofradías, Joaquín Sainz de la Maza.

La cantidad destinada por cada hermanos a obras de caridad ascendió a 22,71 euros

El nuevo informe elaborado por Valduérteles, y en el que han colaborado el 91% de las hermandades de penitencia, gloria y sacramentales de la ciudad, un 9% más que en el año 2014, evidencia que las cofradías destinan una gran parte de sus recursos a la caridad, en concreto más del 14%, un porcentaje muy superior al 0,7%. La cantidad destinada por cada hermano asciende a 22,71 euros, un 10% más que en 2014.

De los más de 5,6 millones empleados en caridad, 1,9 millones fueron entregados en metálico a los beneficiarios (un 20% más que en 2014). Otro 1,6 fue repartido en especie (61% más). En otras actividades se empleó 1,2 millones. En ayudas para los conventos, Cáritas y el Seminario se emplearon 505.333 euros. A otras instituciones fueron a parar 292,875 euros y a distintos países, 100.931 euros.

Infografía con los datos de la caridad en las hermandades. Infografía con los datos de la caridad en las hermandades.

Infografía con los datos de la caridad en las hermandades. / Dpto. de Infografía

El origen de los recursos son, principalmente, las cuotas de los hermanos, los donativos y la organización de actividades, aunque se aprecian formas inéditas en el mundo cofradiero para obtener fondos, como el crowdfunding o la colaboración con empresas en acciones de Responsibilidad Social Corporativa. El importe total de los recursos en metálico obtenidos fue superior a los 4 millones de euros. La mayor parte de las hermandades (77,46%) destinan parte de ese dinero para alimentos, normalmente a través de economatos sociales promovidos por las propias corporaciones, como el de la Fundación Casco Antiguo que aglutina a más de 30 entidades. El pago de recibos atrasados, alquileres y cuotas de hipotecas le sigue en importancia como necesidad más atendida (76%). A continuación, se sitúan las becas de estudio y el material escolar (70%). El total de personas que ha recibido ayudas es de 15.947, aunque el número es mucho mayor porque detrás de cada peticionario hay una familia.

El valor de los recursos en especie ha sido mucho mejor calculado que en el anterior informe. En cuanto a los alimentos, se le ha otorgado un valor de 1,7 euros el kilo, importe otorgado y validado por el Banco de Alimentos de Sevilla. A cada prenda se la ha dado un valor de 5 euros y 100 a los coches de bebé. En este concepto se repartieron 1,6 millones, un 61% más. Principalmente fueron alimentos, ropa y calzado. El número de personas que recibieron ayuda en especie fue de 11.202, aunque, como en el caso anterior, es mucho mayor. El informe concreta que las hermandades con menor número de hermanos se especializan en "nichos de mercado" muy concretos, como los cochecitos de bebé.

Las hermandades buscan nuevas fórmulas para obtener recursos, como el 'crowdfunding'

El 20,29% de las hermandades mantienen o colaboran habitualmente con centros de enseñanza especial, residencias de ancianos o discapacitados u otras situaciones especiales. Un 17,39% se ocupa de ayudar o gestionar íntegramente talleres de aprendizaje, clases de recuperación y similares. Otro 16,67% de corporaciones mantienen, además, otras actividades. Más de 3.100 personas se benefician o participan de estas actuaciones.

Casi un 89% de las hermandades de Sevilla también colaboran de algún modo con los conventos de clausura, Cáritas y el Seminario Metropolitano. En 2016 aportaron más de 505.000 euros para ello. Un 31% de las corporaciones ayudan o sostienen proyectos en 11 países de Sudamérica y Centroáfrica. Y más de un 60% mantienen algún tipo de colaboración con empresas e instituciones públicas.

Un dato muy importante es que a pesar de que el número de personas beneficiarias ha subido un 7% con respecto a 2014, el total de los recursos empleados se ha incrementado un 24%. Esta disfunción va en consonancia con los últimos informes publicados por Cáritas, así como el llamado informe Foessa, que destacan que el número de personas atendidas se ha estancado, aunque suben las ayudas.Para realizar todas estas tareas asistenciales y caritativas, las hermandades contaron con 1.857 voluntarios, casi un 50% más que en 2014. Las actividades de estos hermanos comprometidos han ido en aumento en comedores sociales, acompañamiento a personas mayores, a niños enfermos, a inmigrantes, etcétera. El coste de todas las horas empleadas por este voluntariado ascendería a casi 29.000 euros.

El informe dirigido por Valduérteles destaca el bajo coste que supone para una hermandad estas atenciones en comparación con los recursos empleados, apenas un 0,18%.

Entre las conclusiones, Valduérteles aseguró que "este informe es necesario por justicia hacia las hermandades, ejemplo para la sociedad civil y estímulo para que las cofradías sigan trabajando al ver el resultado de sus esfuerzos sumados". Además, esta acción social desempeñada por las cofradías "dota a la sociedad sevillana de una especial cohesión interna en la que éstas asumen el protagonismo". Valduérteles, por otra parte, advierte que el reparto de estas ayudas "no es un fin en sí mismo" y que las hermandades no están, en ningún caso, "para suplir las carencias del Estado de bienestar".

El arzobispo, monseñor Asenjo, destacó en la presentación el papel de las hermandades, y llamó a la reflexión sobre dos aspectos: cuidar las motivaciones de la caridad, "no servimos a los pobres por puro asistencialismo, los servimos por amor a Jesucristo"; e ir hacia un nuevo modelo, "a medida que la crisis económica se vaya superando las hermandades deberían ir centrándose más en el desarrollo integral de las personas". Por su parte, el presidente del Consejo, Joaquín Sainz de la Maza, se congratuló por el informe: "A veces se habla sólo de los horarios y olvidamos lo que es importante de verdad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios