Día mundial de la pasta

¿Amante de las pasta? Viaja a Italia y disfruta la gastronomía como un local

  • La pasta en sus múltiple formas, ese irresistible plato. Aunque su origen todavía es motivo de debate, en Italia son, sin duda, los reyes de la pasta y cada región lo demuestra dando su toque muy típico para sorprender a los paladares

¿Amante de las pasta? Viaja a Italia y disfruta la gastronomía como un local ¿Amante de las pasta? Viaja a Italia y disfruta la gastronomía como un local

¿Amante de las pasta? Viaja a Italia y disfruta la gastronomía como un local

Comer pasta es todo un arte que entremezcla costumbres y hábitos con elementos propios de cada lugar. Es una cuestión que va más allá de probar bocado. Con motivo del Día Mundial de la Pasta, que se celebra el  25 de octubre, la agencia de viajes online Rumbo.es ha creado una guía donde manggiar la mejor pasta del mundo mundial sin parecer un turista, con los 'Mandamientos de un comensal italiano' para saber cómo, cuándo y con qué se debe degustar esta exquisitez como todo un nativo. Che figo!

Nápoles: la cuna de la pasta donde el digestivo no puede faltar

Mandamiento número 1: la pasta se enrolla en una cuchara y ni el aperitivo ni el digestivo pueden faltar. En Nápoles, lugar donde la pasta nació en Italia como con el nombre de makaria, el espagueti con almejas figura como uno de los predilectos de los napolitanos para primer plato principal (primi), ya que el protagonista es su amado mar.

Pasta con marisco Pasta con marisco

Pasta con marisco

¿Con o sin tomate? Esta es una disputa que divide a los más tradicionales. Los más veggies se decantan por los espaguetis a la putanesca, con aceitunas y alcaparras. Eso sí: nada de picarla con el cuchillo. Debe enrollarse con el tenedor en una cuchara y todo lo que haya va para dentro. Una buena jornada debe incluir un aperitivo como una buschette (pan tostado con diversos condimentos). Muy importante: toda comida debe terminar con un limoncello, digestivo que nació en esta región.

Roma: la Ciudad Eterna del antipasto y los barrios históricos

Mandamiento número 2: los codos fuera de la mesa, ahí sólo se cuela el antipasto. En la capital italiana el antipasto es una norma. Un clásico es el supplì alla romana, una suerte de croqueta rellena de arroz, queso, carne y mozarella. Sin duda, el mejor abreboca para lo que viene después: el gran plato de pasta. Los bucatini (unos espaguetis gruesos con un agujero en el medio) son un clásico que Roma ha adoptado con la salsa amatriciana.

Pasta carbonara Pasta carbonara

Pasta carbonara

El quinto cuarto es otra estrella de “la Ciudad Eterna”. Son unos macarrones de pajata (hechos con el intestino de ternero) con rabo de buey. Los más clásicos prefieren espaguetis a la carbonara o los tonnarelli con aceite, pimienta y pecorino. Los mejores sitios para comer están en los “rioni” (barrios del centro histórico). El Celio en una de las siete colinas (detrás de El Coliseo) ofrece además unas vistas de la ciudad impresionantes. No podemos olvidarnos del Trastevere y sus pintorescas calles y casas.

Florencia: la ciudad museo de gastronomía campesina

Mandamiento número 3: el pan se moja en la salsa. Lo que quizás mucho no saben es que en la cuna del Renacimiento y el enclave de los Médici la mayoría de sus platos típicos son de origen campesino, lo que ha hecho del pan un manjar de mil maneras. La panzanella, una especie de ensalada de pan, es una de las reinas de la mesa florentina. En su forma habitual se usa para acompañar los principales (primi y secondi), como la lasaña bastarda, que se hace con láminas de harina de trigo y castaña, y un sofrito de tomate, beicon y puerros; o el pappardelle con frutos del mar.

lasagna lasagna

lasagna

Una regla de todo comensal italiano es mojar el pan en la salsa que sobra en el plato. Algunos son más atrevidos y lo hacen directamente en la olla. Una vez comidos (y felices) se puede aprovechar para visitar el Jardín de Boboli, ideal para desconectar dando un paseo por sus grutas y el Jardín de los Caballeros.

 

Venecia: donde el mar se cruza con la pasta, el capuchino y los helados

Mandamiento número 4: el café es el protagonista y los niños comen los mismo que los adultos. En la ciudad de los canales no sólo reina el amor, sino también la comida de mar. En los alrededores de la Plaza San Marco y el Rialto abundan los restaurantes donde los reyes de la mesa son los espaguetis de almejas o mariscos, así como los bigoli, una pasta parecida a los espaguetis que se hace con diversas salsas, especialmente de pato.

cafe-86681_1280 cafe-86681_1280

cafe-86681_1280

Eso sí: los niños comen lo mismo que los adultos. Así que nadie se sorprenda si no encuentra el “menú infantil”. ¿De postre? ¡Los mejores helados del mundo! Cerca de la Torre dell’Orologio o el Palacio Ca’Rezzonico, hay lugares donde probar una buena ración y cumplir con una tradición ineludible: tomar un café. El capuchino es quien manda ¿Sabíais que un escritor francés registró ese nombre en Venecia en 1937?

Milán: la gran metrópoli con ñoquis y carpaccio

Mandamiento número 5: si no hay mucha verdura, entonces hay que pedir ensalada. Capital de la moda, del lujo, de lo culto, el progreso… y del placer de manggiar. En Milán se puede vivir la gastronomía de dos formas muy peculiares: en sus famosas trattorias y a través del arte con el histórico mural “La última cena”, surgido del pincel de Da Vinci y que reposa en el convento de Santa Maria delle Grazie.

gnocchi-493522_1280 gnocchi-493522_1280

gnocchi-493522_1280

Para ésta última sólo hay que reservar entradas; para la primera no hace falta más que recorrer sus calles. El gran clásico: los ñoquis. La patata y el queso hacen magia en el paladar. A falta de carne, lo mejor es el típico carpaccio. Pero si no hay una buena dosis de verduras, hay que compensarla con una buena ensalada como contorno. La caprese es la delicia se de esta región. En los restaurantes de la Galería Vittorio Emanuele y en el barrio Navigli los chefs sorprenden con sus versiones de todos estos platos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios