Deportes

Cierre patronal a la española

  • La ABP tensa la cuerda de los cupos con una exigencia inviable: seis jugadores de formación por equipo · En caso extremo, la Liga ACB estaría abocada al 'lockout'.

Un verano sí y otro no hay lío en el baloncesto nacional. Toca este año follón, esta vez unido al que hay en Estados Unidos con el lockout tan cacareado en las últimas semanas y meses. El maremágnum llega por imposición de la Unión Europea a cuenta de los cupos y la solución entre las partes, la ACB (Asociación de Clubes de Baloncesto) y la ABP (Asociación de Baloncestistas Profesionales) no es que esté alejada, sino en polos opuestos después de la reunión mantenida ayer en Madrid en la sede de la Federación Española de Baloncesto, donde no recibió a los litigantes su presidente, José Luis Sáez, sino el vicepresidente, Juan Martín Caño, y el secretario general, Luis Giménez.

Quizás sea exagerado barrutar un cierre patronal como el anunciado hace unos días por la NBA, pero en caso extremo, si la situación no va mejorando en próximas citas, no hay que descartar que se paralice la competición por motivos relacionados por el marco de contratación.

José Luis Llorente y Rafael Jofresa fueron los representantes del sindicato de los jugadores en la reunión, mientras que el presidente de la ACB y algunos rectores de clubes acudieron a la FEB para tratar de acercar posturas y que los equipos puedan ir cerrando sus plantillas con vistas a la próxima temporada. No hubo forma.

La ABP se enroca en solicitar una exigencia inviable para la patronal de clubes: quieren que en las plantillas haya seis jugadores de formación con un mínimo de tres temporadas de bagaje en nuestro país y que cumplan estos requisitos antes de alcanzar los 19 años. Muy dura fue la postura de inicio de Llorente y Jofresa, mientras que la FEB no se manifiesta por el momento.

En la ACB replicaron. No pasarán por el aro de que la mitad, en caso de plantillas de 12 integrantes, o más, si son de 10 o de 11, de los jugadores de un equipo profesional sean formados en España y, de hecho, demostraron con datos que ni siquiera hay tantos baloncestistas como para llevar a cabo una idea que entienden muy desmesurada.

Seguramente sea sólo el principio de la negociación y la ABP vaya bajando sus altísimas pretensiones. Ayer consiguió al menos de la patronal que subiera de dos a tres jugadores de formación el mínimo necesario en cada plantilla de la ACB. Aun así, sigue siendo la mitad de lo planteado por la ABP. Además, los clubes tampoco se bajan del carro cuando piden que el tope de edad para que se cuenten las tres campañas de experiencia en España sea de 22 años y no de 19.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios