Coosur Real Betis-Fuenlabrada | La previa

Ganar para poder creer

  • El conjunto de Plaza recibe al Fuenlabrada, con tres triunfos más, obligado a reaccionar en este sprint final de 2020

  • Randle, duda en la convocatoria, que puede darse hasta las 14:00 del domingo, pese a sufrir un fuerte golpe

  • Joan Plaza: "El equipo ya luce de otra manera"

Los jugadores del Betis Baloncesto hacen piña después de un entrenamiento.

Los jugadores del Betis Baloncesto hacen piña después de un entrenamiento. / Betis Baloncesto

Es Navidad y toca pedir un deseo. Ganar, para empezar a revertir la dinámica, no estaría mal para un Coosur Betis que recibe en San Pablo al Fuenlabrada (16:30) con la necesidad de quitarse la careta de equipo perdedor si quiere potenciar sus opciones de permanencia, que pasan por empezar a sumar victorias en este sprint final de 2020 y el inicio de 2021: tres partidos en una semana que pueden marcar las opciones del conjunto verdiblanco.

De primeras, llega a la capital hispalense un Fuenlabrada que tras llevarse el triunfo de Málaga (cortando una racha de cuatro derrotas consecutivas) ya está con cinco victorias, tres más que los béticos. El partido es, por tanto, de esos que valen doble y a poco que estén para echar una mano Randle y Jerome Jordan, especialmente el base, estarán ya a disposición de Joan Plaza para mitigar los principales problemas del grupo: las pérdidas y un rebote que da muchas segundas opciones al rival de turno. Demasiados regalos sin ser Reyes Magos.

Otro problema es la anotación. El promedio anotador en estas tres últimas citas apenas es de 60,6 puntos, superando los 55 sólo ante el Baskonia (73-77). La presión empieza a poder con los jugadores del conjunto sevillano que fallan lo que, en condiciones normales, irían para adentro. Triples solos a pies parado, lanzamientos bajo el aro o tiros cómodos de media distancia que van al aro y propician fáciles contragolpes. Fallar en ataque y bajar los brazos atrás condenan a un Betis que debe activarse con los nuevas incorporaciones. Especialmente Randle. Que Mike Torres tenga más presencia no se debe tanto a una mejora suya como al socavón de Campbell en su juego. Le falta un base director de juego al Betis, un jugador vertical que sea una amenaza y no se dedique a pasar la pelota de mano en mano, y a poco que Randle esté para 10 minutos Plaza lo exprimirá con el objeto de darle al equipo otra marcha. Y Jerome Jordan debe ayudar a cerrar un rebote que ahora mismo es una condena para los verdiblancos. A veces no es tanto estar al 100% como saber posicionarse tirando de experiencia. El jamaicano tiene esa capacidad y ya demostró la pasada campaña que puede ayudar sin apenas conocer a sus compañeros.

Si entraran en la lista Randle y Jordan, Plaza debería hacer un descarte en la plantilla

La duda estará en saber, si entran los dos fichajes, quién se queda fuera de la convocatoria. Ouattara y Feldeine deben ser referentes ofensivos, como Ndoye en el juego interior. Kay que es un todoterreno de esos de los que Plaza valora sus intangibles y los cupos de formación (Pablo Almazán, Mike Torres, Spires y Niang) son cascarón de huevo. Quedan Campbell, que puede ser el elegido dependiendo del estado de Randle; Borg, cuyo esfuerzo en defensa lo hace un fijo para el técnico, y Obi, con muchas papeletas si entran los dos nuevos. Una vez que el equipo corrija sus problemas, tocará estar atento al rival. Un Fuenlabrada que llega con la moral alta y dispuesto a dar un paso decisivo para su permanencia ganando a un rival al que pretende dejar tocado y hundido. Trimble es su referencia y un jugador al que parar para tener opciones. Puede que Borg sea su sombra, ya que los otros bases lo pasarían mal físicamente, un aspecto que deberá igualar el Betis colectivamente ante el conjunto madrileño y que puede ser decisivo para estar siempre metido en el encuentro, desde el principio al final.

Repetir el primer cuarto ante el Gran Canaria y extenderlo en más minutos debe ser el inicio de todo. Defender fuerte para después atacar. Y que entren los tiros. Enfrente estarán un ex bético como Marc García, que ya padeció el primer descenso (no hecho efectivo) como verdiblanco y un ex cajista como Álex Urtasun, siempre con ganas de jugar frente al cuadro sevillano. Puede que el navarro tenga que echar una mano para subir la pelota después de que este mismo sábado Kloof se desvinculara del Fuenlabrada, que podría firmar a Manu Lecomte, aunque no estará en Sevilla. Por dentro tiene mucha dinamita el cuadro madrileño, por lo que Plaza seguro rotará a sus interiores para que no se carguen de faltas y puedan estar en la pista al 100%, aunque el mayor peligro de los visitantes viene por fuera y esa capacidad para elevar la intensidad y defender con agresividad hasta el punto de sacar al contrario del partido.

Aguantar a nivel picológico será importante para el Betis, que se juega mucho en un partido al que habría que catalogarlo, por poco que guste a los protagonistas, de final. Después de tres derrotas con Plaza al mando, la mejora mostrada no da todavía para ganar partidos, que es lo que cuenta. Una mejora que sólo ante el Baskonia se extendió durante todo el choque. Ser más regulares y defender los 40 minutos y estar más acertados en ataque serán las claves para que el Betis pueda cambiar el signo de sus últimas citas, tras seis tropiezos consecutivos ya. Las tres primeras con Curro Segura, la última de ellas ante un rival directo como el Bilbao Básket que le costó el puesto al granadino.

Hasta las 14:00 tiene el Betis de margen para dar la convocatoria para este encuentro

Tras tres choques ante rivales que disputan competición europea, ahora los de Plaza juegan ante un teórico rival directo que funciona a rachas. Comenzó perdiendo los cinco primeros partidos. Llegó Javi Juárez por Paco García y ganó tres seguidos; cuatro de cinco partidos, antes de perder otros cuartos, racha cortado venciendo en Málaga al Unicaja para sumar su quinta victoria de la temporada. Con tres victorias de margen sobre los verdiblancos, aunque llevan un partido más, los fuenlabreños se levantaron ipso facto de la dolorosa derrota ante el Retabet Bilbao Basket en casa (70-74) ganando solo dos días después en Málaga, y ganar de nuevo en Sevilla les haría ver el futuro de una manera totalmente diferente.

Con la duda de Marc García, que se llevó un golpe en el duelo en la Costa del Sol que le impidió acabar el partido, pero ha viajado con el equipo a Sevilla, el Fuenlabrada tiene los mimbres justos, ya que ha perdido este sábado al escolta surinamés Charlon Kloof, que ha pedido salir al tener una oferta fuera de España. En todo caso, el Fuenlabrada vive mejor cuando el base estadounidense Trimble, máximo anotador de la ACB, pone la directa como hizo en el Carpena.

Mucho en juego, por tanto, en San Pablo para un Betis que necesita reaccionar en este final de 2020 para creer que la permanencia es posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios