Coosur Real Betis

Oliver, experiencia y ambición a partes iguales

  • El base, clave en el último triunfo, es un líder en la pista y fuera de ella a sus 41 años

Albert Oliver dialoga con un colegiado durante un partido de esta temporada. Albert Oliver dialoga con un colegiado durante un partido de esta temporada.

Albert Oliver dialoga con un colegiado durante un partido de esta temporada. / F. Ruso (ACB Photo)

Tras dos décadas en la Liga Endesa Albert Oliver parece un júnior que trata de hacerse un hueco en la ACB. Es un espectáculo en la pista, no sólo por la experiencia que aporta en la pista sino por cómo ve el baloncesto, el respeto que le tienen los colegiados, ganado a pulso temporada tras temporada, por cómo vive los partidos desde el banquillo y en la pista. Fue el hombre clave en el vital triunfo frente al Gran Canaria, con un 4/4 en tiros libres en los últimos segundos que permitió al Coosur Real Betis salir del descenso.

Entró a 24 segundos del final en sustitución de Niang para lanzar dos tiros libres con los que colocó el 79-76. Repitió después, tras la falta que recibió de Bourousis para el 81-78, infalible pese a un parón de varios minutos por una revisión que a otro hubiese puesto nervioso. En ese impasse, se las vio con Fotis Katsikaris, que aprovechó el momento para reunir a sus jugadores para darle instrucciones. Oliver, que está haciendo el curso de entrenadores, fue el único que se percató y se fue para el corrillo visitante. Está prohibido dar instrucciones cuando los colegiados revisan unas imágenes, por lo que el catalán no dudó en advertirlo ante el mosqueo del técnico griego, a quien no le gustó nada que el base pusiese fin a su acción antirreglamentaria. "Entraron todos los tiros libres, pero siempre me pongo nervisoso. Eso nunca cambiará. Hubo uno que lo vi fuera. El equipo está compitiendo bien y esta victoria debe darnos confianza", señaló el jugador bético, pieza clave en este Betis a sus 41 años.

Se fue al banquillo y en el siguiente ataque Katsikaris le puso dos jugadores encima (Harper y Cook) para que no recibiera desde la línea de fondo, dada su efectividad. Y en el último ataque insular impidió que Cook, que venía de acertar desde la línea personal cogiera de primeras el balón, cerrando después junto a Pablo Almazán a Harper antes de que los árbitros señalasen falta del granadino.

Oliver está sacándose el título de entrenador, pese a que aún parece le queda baloncesto en las piernas

Un final llevado con maestría por el base, a quien se le echó de menos, por ejemplo, en el duelo de la jornada anterior frente al Manresa en otro final ajustado en el que se sentó a 3.09 de la conclusión con 83-80 a favor de su equipo, que acabó perdiendo por 88-89. Lástima que no estuviera sobre el parqué en aquel último ataque con 4,8 segundos.

No aguanta sentado en el banquillo. Es un espectáculo protestando a los colegiados y animando a sus compañeros. "Estoy contento por el último triunfo. En esta liga cuesta mucho ganar y era importante hacerlo. A ver si esta victoria nos da un impulso, porque en muchos otros encuentros competíamos y al final se nos escapaba el partido. Las derrotas te restan confianza, pero este grupo es muy positivo y pese a la complicada situación la gente no está nerviosa, segura del trabajo que hacemos", apuntó Oliver.

Lógicamente la edad no perdona y por desgracia hay que dosificarlo para que llegue fresco a los finales, en los que su concurso debería ser siempre obligatorio cuando el resultado esté en el aire, dada su veteranía y forma de entender el juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios