Coosur Betis Tisma: "Intento copiar los movimientos de Toni Kukoc"

  • El croata, última incorporación del Coosur Betis para luchar por la permanencia, destaca que la presencia de Joan Plaza fue clave para venir a Sevilla

  • "Me pide sobre todo evitar que nos metan canastas fáciles y ayudar en el rebote", indicó

Boris Tisma posa en San Pablo.

Boris Tisma posa en San Pablo. / Raúl Caro (Efe)

"Toni Kukoc es mi ídolo e intento copiar sus movimientos", asegura Boris Tisma, el último fichaje del Coosur Betis, llegado como cedido del Real Madrid. Para el croata, de 19 años recién cumplidos, que lo comparen con una de las mayores leyendas del baloncesto de su país es algo que lo "emociona", aunque es consciente de la magnitud de la tarea de alcanzar al histórico jugador de los Bulls.

Llegado a la cantera del Madrid con 13 años desde su Zagreb natal, el balcánico, de 2,06 metros y un físico aún por formar, se define como "un jugador que puede actuar en varias posiciones: de dos, de tres o de cuatro", además de ser capaz de leer "bien el juego y los movimientos de los compañeros" y de contar con "un buen tiro exterior".

Tisma afirma que lo que le hizo decidirse por el Coosur Betis era poder quedarse en la ACB, "una de las mejores ligas de Europa" para él, además de porque el Betis es "un gran club". Considera que otro aliciente para recalar a Sevilla era poder entrenarse con Joan Plaza, del que Sergio Llull y Felipe Reyes le transmitieron "muy buenas sensaciones" como técnico.

Boris Tisma. Boris Tisma.

Boris Tisma. / Raúl Caro (Efe)

El croata remarca que, "como jugador joven que es", Plaza le "exige mucho en defensa". "Sobre todo me pide evitar que nos metan canastas fáciles y ayudar en el rebote. Y en ataque, usar mi tiro exterior y leer bien el juego", completa.

Preguntado por la sensación de pasar de un equipo que compite por todos los títulos, como el Real Madrid, a uno que lucha por eludir el descenso, lo tiene claro: "Ya sea en el mejor equipo de Europa o en el peor siempre lucho cada partido como si fuera una final".

Del mismo modo, recalca que el propio entrenador madridista, Pablo Laso, estaba "contento" con cómo iba su progresión, al tiempo que destaca que el propio técnico vitoriano "también vio como una oportunidad" fichar por el Betis para así "tener minutos para seguir mejorando y creciendo para el futuro".

Uno de los mejores momentos que ha vivido Tisma en su hasta ahora corta carrera fue el oro obtenido con la selección cadete de Croacia en el Europeo de 2018, en el que derrotó en la final a la España de su amigo en el Real Madrid Usman Garuba. En aquel partido quedó para el recuerdo cómo el croata consoló al español, que lloraba por la derrota: "Me dio mucha tristeza verlo tan jodido. Me llevo muy bien con él. Le dije unas palabras de apoyo".

De ese torneo, dos jugadores llamaron la atención en el combinado balcánico: el propio Boris Tisma y el pívot de la Cibona de Zagreb Roko Prkacin, autor de la canasta de la victoria. "Es muy bueno. Va a tener una gran carrera. Espero que pronto estemos los dos juntos en la selección para devolver a Croacia donde estaba antes y ganar medallas", asegura el bético, que tiene "claro" que, a pesar de alguna tentación que haya tenido, jugará para el combinado nacional del país que le vio nacer: "No me veo con otra selección".

El joven jugador espera estar en el equipo nacional en el Preolímpico de este verano, clasificatorio para los Juegos de Tokio, aunque sabe que quizá sea todavía "un poco pronto". De cara al futuro, Tisma no se pone objetivos. "Lo mismo mi nivel puede llegar para la NBA, que para la Euroliga que para la ACB… todo depende de mí", incide, al tiempo que sentencia que "de momento", sólo se quiere "centrar en el Betis".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios