Betis Energía Plus-Cáceres | La previa

Olvidar, resetear y jugar

  • El Betis Energía Plus se agarra a su fortín de San Pablo para dejar atrás la apabullante derrota en Bilbao

  • El Cáceres, con seis derrotas seguidas, rival con mucho que ganar y poco que perder

Bropleh, sonriente durante un entrenamiento en San Pablo. Bropleh, sonriente durante un entrenamiento en San Pablo.

Bropleh, sonriente durante un entrenamiento en San Pablo. / José Ángel García

Igual que un clavo se quita con otro clavo, una derrota se olvida con un triunfo. No hay mejor remedio para espantar los males en el deporte profesional que ganar y el Betis Energía Plus regresa a su fortín de San Pablo para enderezar un camino que en las últimas salidas se ha torcido. Ya no son las derrotas, sino las sensaciones de un equipo que desconecta a poco que el marcador se ponga en contra con la tranquilidad que le da, de momento, ver la clasificación, pero el líder de la categoría no se puede permitir esos tropiezos, que son socavones por los abultados resultados, si quiere amarrar más pronto que tarde el objetivo del ascenso y tener un final de curso tranquilo que le permita ser el primer equipo en ponerse a pensar en la próxima campaña.

Previa Betis Energía Plus Previa Betis Energía Plus

Previa Betis Energía Plus / Dpto. de Infografía

Perder está en cualquier guión. Hacerlo por 30 puntos, no. Menos aún si eres el mayor presupuesto de la categoría y si ya te han pintado la cara en Palma, en Bilbao hay que dar otra imagen. Pero eso ya queda atrás. Toca mirar hacia delante y afrontar los 10 partidos que quedan con la idea de recuperar el nivel defensivo, el compromiso y el acierto ya exhibidos para no dar opción a los rivales a creer en milagros.

Nada mejor para resetear que jugar en San Pablo, donde los de Curro Segura cuentan sus partidos por victorias esta campaña. Y tampoco viene mal medirse, como hace dos semanas tras el varapalo en Mallorca, a un conjunto de la zona baja como el Cáceres, que llega con nervios, en horas bajas con una racha de seis derrotas seguidas , pero, ojo, con nada que perder y mucho que ganar.

Poco se parece este Cáceres al de la primera vuelta: entrenador y cuatro caras nuevas

Y es que el Betis no está en su mejor momento. Desde que ganase la Copa Princesa en ataque se ha atascado con el preocupante bajón de Obi, Bropleh e incluso Dee, mientras que la defensa ha bajado los brazos al primer revés. Recuperar su identidad, la de defender y correr, es vital para que los de Segura vuelvan a disfrutar sobre el parqué y quitarse esa tensión con la que parece jugar últimamente. No en vano, ya le costó tumbar la resistencia del colista Prat en su última comparecencia en casa y ahora el cuadro extremeño no pondrá tampoco las cosas fáciles.

Poco se parece este Cáceres al que los verdiblancos ganaron con mucho trabajo en la primera vuelta. En el banquillo Roberto Blanco sustituyó a Ñete Bohigas al comienzo de la segunda vuelta, mientras que ha incorporado al base Mazurczak, al escolta TJ Sapp, al interior Konate y al ala-pívot Trist, movimiento sobre el que se sustentan las opciones cacereñas de salvación. En tres partidos el norteamericano promedia más de 16 puntos, pero su aportación tampoco ha sido, de momento, el revulsivo de un Cáceres que sigue siendo el segundo peor ataque del campeonato con una media anotadora que no llega a los 70 puntos por encuentro (68,3), lejos de los 81,9 de un Betis que es el segundo mejor en esta faceta. Hacer del encuentro un intercambio de golpes no es una opción que le vendría mal al conjunto sevillano dado, sobre el papel, su mayor calidad y potencial ofensivo.

Pero lo cierto es que en estos momentos no puede fiarlo todo el equipo a su ataque. Bropleh anda negado ante el aro en las últimas jornadas, Obi ha perdido la confianza y Dee se está mostrando demasiado irregular. En lo que estos recuperan el tono buscar otras opciones como Stainbrook por dentro, capaz de generarse canastas por sí mismo, entregarse al liderazgo de Borg o que Pablo Almazán imponga su físico a los aleros contrarios podría servir como vía de escape en ataque sin olvidar el mantra de dejarse la piel en defensa para ahogar a un Cáceres al que hay que sacar del choque pronto para evitar que pueda dar un susto.

Y es que este rival es mejor que el Prat, último visitante en Sevilla al que el Betis venció al trantrán y que sólo bajó los brazos en la segunda mitad del tercer acto. Dar alas al Cáceres puede hacer que jugadores de calidad como Rakocevic, pitado en su pista la pasada semana, quiera reivindicarse, un anotador como Trist se venga arriba ante el escaparate que supone jugar contra el Betis o que un jugador formado en la cantera sevillana como Corrales tenga uno de esos partidos inolvidables que uno firma ante su ex aprovechando las horas bajas. No está el Betis para dar empujoncitos a nadie y sí para demostrar que el equipo récord de los 18 triunfos seguidos, el equipo campeón de la Copa Princesa y el líder de la LEB Oro no se ha ido, sino que estaba de parranda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios