Betis Energía Plus-Leyma Coruña | Crónica

Sumar desde la defensa (96-88)

  • El Betis logra su primera victoria ante un combativo Coruña gracias a su trabajo atrás mediado el segundo cuarto.

  • 53 puntos recibió en el primer tiempo por 35 en el segundo.

Dee atrapa un rebote. Dee atrapa un rebote.

Dee atrapa un rebote. / Víctor Rodríguez

La primera victoria del Betis Energía Plus en la LEB Oro ya está en el zurrón. El primer paso camino del ansiado ascenso está dado, pero quedan muchos más por dar y, visto lo visto, será una batalla cada choque. Al menos hasta que el conjunto de Curro Segura se dé cuenta que es tan importante defender como atacar en este juego. Que el trabajo atrás suma. Les tocó remar contracorriente a los sevilanos, pero la victoria debe dar tranquilidad a un equipo con una capacidad brutal en ataque y que debe ponerlo todo también en defensa.

No está, de momento, en el ADN de este Betis eso de defender de inicio. Tiene que recibir varios golpes antes de entender que todo empieza en su propia canasta y que si ahí no redobla sus esfuerzos, lo que haga en el aro contrario pierde importancia. Le costó, pero lo asimiló mediado el segundo cuarto cuando la cosa peor pintaba, con un 28-39 en el marcador que jaleaba ya los fantasmas que pululan siempre por San Pablo.

Hasta ese momento, el conjunto verdiblanco fue un calco del de Huesca, con poca actitud atrás y encajando triples de todos los colores. El intercambio de golpes inicial lo empezó a romper Monaghan desde más allá de la línea de los 6,75 metros. Entre él y los errores de los locales, ansiosos pensando en atacar en la próxima jugada antes que frenar al rival en la siguiente acción. Mala filosofía.

Entre el base, al que incluso trató de parar Borg, y Araujo, que se paseaba por la zona como Pedro por su casa, firmaron más de la mitad de los puntos en el primer cuarto de los suyos, que estaban desatados en ataque y se fueron hasta los 31 puntos en los 10 minutos iniciales ante un rival que parecía desorientado. La kriptonita de los triples que encontró el Peñas Huesca en el debut fue el arma usada también por los de Gustavo Aranzana para abrir brecha y un 2+1 de Uchendu encendió todas las alarmas: 28-39. Peligro. Y con el Betis en bonus ya.

Pero los de Segura cambiaron el chip. Más vale tarde que nunca. Y con Malmanis de ala-pívot y Obi haciendo de cinco, tras intentarlo sin suerte con Tunde, el equipo reaccionó antes de que fuera tarde. Dee, que en el primer cuarto anotó el único triple bético (1/5 frente al 4/7 coruñés), se animó y lideró la remontada bien secundado por Bropleh, quien, tras un tapón de Obi a Bulic, culminó el contragolpe con un triple para devolver a su conjunto la delantera (46-45). Lo más difícil parecía que ya estaba hecho merced a un 20-6 en apenas cuatro minutos.

O no. Porque el Betis se le volvieron a apagar los plomos y recibió un inesperado 0-7 con Stainbrook intentando tiros imposibles bajo el aro haciendo unos escorzos que su cuerpo no le permite. Eso sí, robó un balón en mitad de campo y recibió una antideportiva que permitió al Betis irse al descanso sólo tres puntos abajo (50-53). Del mal el menos.

Monaghan, al que Lluís Costa y Dani Rodríguez exigieron mucho con continuas rotaciones para salir frescos en su defensa, se quedó en el banco en el segundo tiempo aquejado de unas molestias que ya arrastraba. Camino expedito para el Betis, que tras encajar un triple de Sabin apretó el acelerador. Bropleh, desatado en ataque de forma compulsiva, y con acierto, mostró la senda a sus compañeros y Borg puso con una penetración marca de la casa el 63-56. Sólo el mencionado triple de Sabin encajaron los locales en cuatro minutos. Lo que hace defender...

No paró el Betis, que con un Tunde muy activo atrás, robando balones y pegándose con Araujo (mano a mano de ambos también desde la personal a ver quién acertaba antes dos tiros seguidos) y los puntos de todos los colores de Bropleh lograron una renta al final del tercer acto que parecía un sueño mediado el segundo cuarto. Mientras, el Leyma Coruña se encomendó al trabajo bajo los tableros de Araujo y las canastas de Sabin, pero apenas le dio para sumar 13 puntos ante una buena defensa verdiblaiblanca, mucho más intensa que en el primer tiempo. Con el 78-66 todo se veía mucho más claro y permitió a alguno aflojarse un poco el nudo de la corbata para tragar saliva con más tranquilidad.

Pero todavía quedaba trabajo que hacer poque Aranzana ha formado un sólido grupo de los que no entregan una victoria tan fácilmente. Sin embargo, el Betis no bajó su pistón defensivo, aun con algún problema en el rebote, para no dejar correr al rival e impedirle lanzar desde posiciones cómodas. Con el paso de los minutos la desesperación de los visitantes se fue haciendo patente, mientras los locales seguían anotando con facilidad para matar el encuentro (con una renta que llegó a ser de 15 puntos) sin más sustos, pese a una antideportiva que el ex árbitro ACB se inventó de Borg y un triple de Sergi Pino que puso el 92-83 a 2.37 minutos del final.

Segura llamó a los suyos para que volviera la concentración perdida por ver el choque ganado antes de tiempo. Sabin erró un triple que pudo poner el 92-86 y Dani Rodríguez contestó quitándole de las manos el balón a un rival tras un mal pase de Stainbrook para dar la tranquilidad a un Betis que sumó, desde la defensa, su primer triunfo en el camino al ascenso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios