betis energía plus

Úriz y las 12 finales que quedan todavía

  • El base cree que el equipo está "mentalmente capacitado para sacar esta difícil situación adelante"

Mikel Úriz defiende al base del Andorra Jaime Fernández durante el partido del pasado domingo en San Pablo. Mikel Úriz defiende al base del Andorra Jaime Fernández durante el partido del pasado domingo en San Pablo.

Mikel Úriz defiende al base del Andorra Jaime Fernández durante el partido del pasado domingo en San Pablo. / julio muñoz / efe

El tiempo se agota. Se reduce con cada derrota que encaja un Betis Energía Plus que desaprovecha una y otra vez la ocasión de sacar la cabeza del pozo de la clasificación y el mensaje no cambia, sólo las voces que lo afirman: "Cada partido que queda es una final y los duelos ante rivales directos valen doble". Hace unos días fue el técnico Óscar Quintana quien vino a decir lo mismo en la previa del choque ante la Penya. En esta ocasión fue Mikel Úriz a los medios oficiales del club, antes de otra de esas citas decisivas ante un Bilbao Básket que acumula en las últimas ocho jornadas un balance negativo de un triunfo y siete derrotas. El mismo que el cuadro verdiblanco, por lo que quien gane en Miribilla saldrá muy reforzado y el que pierda muy tocado.

"Las dinámicas y la confianza de los equipos se nota mucho. Ante la Penya o el Bilbao son partidos más feos, con presión para los dos conjuntos, mientras que el Andorra venía de ganar cinco partidos seguidos y juega más suelto y con más confianza", afirmó el base, que como muchos ve claro uno de los males béticos: "Hicimos 30 minutos muy serios, pero permitiendo 17 rebotes en ataque es difícil ganar, en el último cuarto entre la presión nuestra y su buena dinámica encajamos un parcial grande muy rápido y se nos escapó el partido. Además, estamos recibiendo muchos triples. El otro día hubo lanzamientos liberados, tras rebote ofensivo y otros bien punteados que entraron. Yo, pese a todo, prefiero morir a base de triples a que nos metan canastas fáciles bajo el aro, en el que la efectividad es del 85%, como nos ha pasado otras veces. Hay que seguir siendo fieles a nuestra idea de no permitir canastas fáciles y al mismo tiempo apretar en la línea exterior", afirmó.

Quedan 12 jornanas por disputarse y en esta recta final puede marcar la diferencia quien sepa jugar con la presión y el miedo respecto al que no lo soporte. "Estamos mentalmente capacitados para sacar esta difícil situación adelante. Las derrotas duelen, pero los dos últimos partidos en casa la afición estuvo increíble y si seguimos en esta línea y nos sigue apoyando llegarán las victorias. Seguro", destacó el navarro, para quien "a partir de ahora cada partido es una final y los duelos ante rivales directos valen doble", recalcó.

A Quintana le agradeció "su confianza". "Llevaba muchos años destacando en LEB Oro y él ha confiado en mí con minutos importantes en la ACB. Llegó con una situación complicada y una dinámica negativa... Es alguien muy positivo y en esta recta final eso es importante. Nos transmite esa positividad para que nosotros mantegamos la ilusión", destacó el base, que también apuntó al soplo de "aire nuevo" que aporta Booker: "Tiene muchos puntos en sus manos y ha venido con hambre y confianza. Además, cuando hay estabilidad y los roles están definidos es más fácil que el equipo se suelte. Es bueno tener equilibrio y estabilidad después de tantos cambios", indicó el base navarro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios