María claro | Nadadora del CN Mairena

Un cambio de aguas para seguir creciendo

  • La joven, de 16 años, habla maravillas del club aljarafeño, con el que ha experimentado una notable mejoría en su rendimiento 

María Claro, segunda por la izquierda. María Claro, segunda por la izquierda.

María Claro, segunda por la izquierda. / M.G.

A pesar de contar sólo 16 primaveras, María Claro lo ha apostado todo a la natación, un deporte que, como tantos otros niños, descubrió en unos cursillos para saber desenvolverse en el agua. "Primero iba para aprender a nadar, pero enseguida me di cuenta de que me gustaba mucho. Así que quería ir más y más horas", desvela la joven.

Desde sus primeras zambullidas en la piscina hasta debutar en la competición no medió demasiado tiempo. María apenas tenía ocho años cuando se federó. En pocos meses ya sabía lo que era medirse con otras niñas de su edad. Y hace cinco temporadas que se colgó su primera medalla.

"Fue en un torneo de Sevilla. No recuerdo mucho más, pero sí que me hizo muchísima ilusión subir al podio, porque no me lo esperaba en absoluto", se sincera.

Pero lo que hizo que María se defina ahora al cien por cien como nadadora, que piense en el futuro y se imagine llegando lejos entre brazada y brazada, fue su ingreso en el Centro Especializado de Tecnificación Deportiva de Natación de Málaga. Palabras mayores para una buena estudiante que al matricularse en 1º de Bachillerato se dio cuenta de que debía "organizarse muy bien y tener mucha disciplina para poder llevarlo todo para adelante".

"El cambio fue para bien. Empecé Bachillerato, me incluyeron en el programa de tecnificación de la Federación Andaluza y fiché por el Club Natación Mairena”, resume María, para quien enrolarse en las filas de la entidad aljarafeña fue "una muy buena decisión".

"Ya sabía que era un club muy bueno. Muchos de mis amigos y amigas de la natación me animaron a dar el salto con el Mairena, y qué bien que lo hice. Desde el principio me encontré un ambiente estupendo, me recibieron encantados, con los brazos abiertos. Gracias a eso el cambio fue muy fácil", explica.

De la mano de Eloy Cornejo y Emilio García, sus entrenadores en el CN Mairena, María ha seguido mejorando sus aptitudes para firmar una temporada 2018 llena de momentos felices.

En el pasado Campeonato de España, que curiosamente acogió el pabellón Marina Alabáu de Mairena del Aljarafe el pasado junio, la joven fue tercera absoluta en los 800 metros libres y campeona júnior. Además, consiguió las marcas mínimas necesarias para ingresar en el programa España 2020, integrado por jóvenes nadadores que se esfuerzan cada día por ser olímpicos el día de mañana.

Ya en julio, María se colgó la plata en la Copa COMEN de Aguas Abiertas que se celebró en Patras (Grecia). Lo hizo en el relevo 4x1250 junto a Aroa Silva, Pablo Galán y Ángel de Oña.

"La verdad es que está siendo un año muy bueno. En agosto estuve algunos días de vacaciones, descansando y cargando las pilas, lista para cuando toque volver a la competición", declara con entusiasmo María, una júnior que pisa fuerte, sobre todo desde que el Mairena se cruzó en su camino de esfuerzo y progresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios